Machado, en falta con el Código de Etica Municipal

El concejal del Frente Cívico podría ser sancionado por incompatibilidad ética. Litigó contra la Tamse, mientras estaba prohibido por la normativa vigente. Su compañera de bancada juecista Graciela Treber, quien también participó en la causa pero como perito de parte, podría correr suerte similar.
El concejal de Frente Cívico Fernando Machado se desempeñó, al igual que su mentor político Miguel Ortiz Pellegrini, como abogado litigante contra la Tamse patrocinando a choferes.

Aun sin tomar en cuenta el dato vertido el pasado lunes 26 de octubre por este diario sobre su participación en las causas durante su mandato como edil -que se constata con el contrato de cuota litis homologado el 17 de setiembre del 2008 en el Juzgado de Conciliación de 3º Nominación de Córdoba- Machado igual habría infringido el Código de Ética Municipal.

Es que 13 días antes de asumir como concejal, el 27 de noviembre de 2007, renunció al patrocinio de sus clientes con notificación formal a la Justicia, como lo confirma el documento que se expone en esta página (ver facsímil).

Y el Código de Etica es unívoco en ese sentido.

Por un lado, el artículo 6º -relativo a incompatibilidades por conflicto de intereses- inciso "b" prohíbe al concejal tener vínculos que signifiquen beneficios u obligaciones con entidades directamente fiscalizadas por el Concejo Deliberante.

Aplicándolo en este caso, cabe destacar la Comisión Fiscalizadora de Tamse es un órgano contralor designado y dependiente del cuerpo legislativo de la ciudad, y Machado obtendrá ganancias si, como todo indica, los juicios contra Tamse salen favorable en la Justicia.

Por otro lado, el artículo 8º (relativo al período de carencia), indica que las incompatibilidades planteadas en el artículo 6º rigen, aunque sus causas procedan o sobrevengan al ingreso o egreso del edil al Concejo Deliberante, durante el año inmediatamente anterior o posterior, respectivamente.

Aplicándolo en este caso, cabe destacar que el edil juecista renunció al patrocinio de uno de sus clientes 13 días antes de jurar como concejal. Y, como se expuso arriba, eso sin tomar en cuenta el acto jurídico de homologación de cuota litis de 2008.

Sanciones

Las sanciones por incumplimiento del Código de Ética no están especificadas en la norma, pero pueden llegar a contemplar desde un apercibimiento, pasando por una suspensión, hasta la destitución.

La autoridad de aplicación, según el artículo 10º del Código, es un organismo a crearse a tal efecto, que recomendará a quien corresponda por dependencia funcional, la aplicación de las sanciones pertinentes.

Esto sería -al igual que en el caso de Ortiz Pellegrini en la Unicameral cordobesa- la creación de una comisión especial para el estudio del asunto, que luego realizaría un despacho y lo elevaría a votación en sesión ordinaria.

Por otra parte, la orgánica municipal establece, en su artículo 33º que el asesor Letrado (hoy Carlos Varas), tiene la atribución de ser órgano de aplicación del Código de Etica.

Graciela Treber: otro posible caso

También la concejala del Frente Cívico Graciela Treber podría haber infringido el Código de Etica. La edil juecista fue escogida por Ortiz Pellegrini para realizar pericias contables en los juicios contra Tamse, el 2 de abril del 2004.

A su vez, el acta de aceptación del cargo de parte de Treber, fue labrada el 14 de abril del mismo año, según data en documentación que este diario ya ha publicado.

Específicamente, la concejala que responde a Luis Juez fue propuesta para realizar análisis sobre la presunta deuda acumulada por la empresa estatal favor de los más de 500 empleados que han sido patrocinados por el ex jefe de bancada del Frente Cívico en la Legislatura.

Si se constatara actuación de algún tipo en la causa por parte de la mujer, desde el 10 de diciembre de 2006 hasta la actualidad, también estaría en falta y sería pasible de sanciones.

Aun no hoy información si ha recibido honorarios profesionales desde esa fecha.

Comentá la nota