Macachin: polemica por entrega de casas

La inminente designación de adjudicatarios de un grupo de viviendas construidas en esta localidad revivió dudas y miedos de que algunas sean otorgadas a habitantes porteños de la Villa 31 o Fuerte Apache.
La primera reacción popular a estos rumores tuvo lugar en Toay en octubre de 2007 a días de la adjudicación de un barrio de más de 222 viviendas. Entonces, habitantes de esa localidad, entre los que se contaban posibles beneficiarios, vecinos, comerciantes y fuerzas vivas, elevaron al IPAV una nota con unas 2.000 firmas, rechazando tal posibilidad y reclamando prioridad para pampeanos e incluso pidiendo medidas al Concejo Deliberante y hasta una consulta popular.

La ola de trascendidos rebotó junto a cada adjudicación de viviendas en varias localidades. El último incidente ocurrió en septiembre en momentos en que se acercaba la determinación de derechos de un grupo de viviendas en el barrio Alborada.

En Toay, le tocó hacer la correspondiente desmentida al por entonces gerente de Adjudicación del IPAV, Osvaldo López Moreno. "Esas casas serán para los vecinos de Toay", afirmó y recordó que la reglamentación exige tres años de residencia. La especie fue negada por el intendente de la época, el ahora diputado provincial Alfredo Schanton, quien calificó el rumor como "una patraña".

En septiembre de 2009 hubo una situación similar en General Pico cuando un lote de 140 casas estaba a punto de ser adjudicado por el IPAV. Allí nuevamente surgieron versiones de que varias unidades serían destinadas a habitantes de las dos villas mencionadas.

Esa vez fue el actual titular del IPAV, Julio Rojo, el encargado de negar rotundamente esa posibilidad. Afirmó que legalmente es absolutamente inviable porque "el requisito del tiempo de residencia es prioritario para la selección de los adjudicatarios".

Relocalización.

Los miedos de los pampeanos ante esta posibilidad hasta ahora no pasaron de eso. Pero fuentes consultadas aseguran que todo se habría iniciado a partir de artículos periodísticos de medios capitalinos donde autoridades de la Ciudad de Buenos Aires dejaron trascender la alternativa de erradicar esos asentamientos.

Justamente en su edición del lunes 6 de octubre de 2008 el diario La Nación publicó declaraciones de la hoy diputada nacional Gabriela Michetti, en esos tiempos vicejefa del Gobierno porteño. "Por las características ambientales, hay que erradicar la mayor parte de esos asentamientos", opinó.

Michetti tenía un pensamiento fijo para solucionar la temática. Dijo que pensaba en una "relocalización variada", que incluía casos en los que los pobladores aceptan volver a sus provincias o países de origen.

En Macachín, en los últimos días, los comentarios en este sentido han ganado la calle sin desmentidas oficiales. Una fuente le aseguró a este diario que "ante la posibilidad de que sea cierto ya hay movimientos de varios sectores del pueblo que estarían decididos a juntar firmas para plantear una rotunda oposición".

Comentá la nota