Lutz: "Tenemos una especie de rebelión fiscal"

El índice de cobrabilidad de la Tasa por Servicios se derrumbó al 23 por ciento. La primera cuota de 2008 fue abonada por el 69 por ciento, y a partir de allí fue imparable la curva descendente.
"Así no hay municipio viable", se lamentó el secretario de Economía, Federico Lutz, en diálogo con ANB. Incluso llegó a plantear que, desde el punto de vista económico, "la situación es mucho peor que durante la gestión de Atilio Feudal", aunque resaltó que "el aspecto social es mucho más favorable" al de 2001.

La "falta de legitimación tributaria", según el análisis de Lutz, provocó una imparable caída del cumplimiento en el pago de la Tasa por Servicios. La última cuota de ese concepto obtuvo un porcentaje de pago del 23 por ciento, cuando en el mismo período de 2008 llegó al 66 por ciento. En término de ingresos, los montos son prácticamente similares (828 mil pesos en 2008 y 904.974 pesos en 2009), ya que esa Tasa sufrió una importante suba a partir de la aplicación de la Ordenanza 1800.

Con este marco, el titular de Economía municipal consideró que existe "una especie de rebelión fiscal", provocada por la "falta de legitimación tributaria". Entre las motivaciones posibles de esta situación, Lutz consideró que "existe un reclamo por la prestación de servicios", y que "muchos vecinos olvidan el contenido solidario de esta Tasa".

La suma de las deudas de los contribuyentes al municipio asciende a 26 millones de pesos, de los cuales 24.275.638 corresponden a la Tasa por Servicios, y 897 mil pesos a la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene.

Con respecto al primer concepto, entre 2008 y los primeros cinco meses de 2009, se multiplicó por dos la deuda de los contribuyentes: el año pasado ascendió a 6,6 millones de pesos, y en lo que va de 2009 ya supera los 5 millones.

La caída de la recaudación y el abultado monto de la erogación mensual en sueldos de los trabajadores comunales (más de 6 millones de pesos), llevaron al secretario de Economía a evaluar que "así no hay municipio viable". Lutz confía en incrementar la recaudación a través de la moratoria, cuyo proyecto ya analiza el Concejo Deliberante, y de cuyos resultados se desprenderá la presentación de la iniciativa de Emergencia Económica.

Este escenario, y ante la consulta de ANB, llevó a Lutz a evaluar que "la situación económica es mucho peor que durante la gestión de Atilio Feudal", teniendo en cuenta algunos parámetros como deuda con proveedores, índice de cobrabilidad de tasas, y la obligatoriedad actual de destinar recursos a obras públicas reclamadas socialmente".

"En aquel momento la deuda era salarial, y no había obligación de ejecución de obras públicas, porque estaba retraída la construcción de obras del Estado", dijo, y consideró que "hoy tenemos una herencia de cinco años de bonanza, que se traducen en una expectativa de la gente de un trato diferencial por parte del Estado".

Además comparó que, durante la gestión de Feudal, "los pagos a proveedores estaba establecido que se realizaban a 90 días, y ahora hay que pagar a los 15 días".

Sin embargo, el funcionario resaltó que "desde el punto de vista social, la situación durante 2001 y 2002 era mucho más grave", con una "conflictividad social latente, una profunda crisis dirigencial, saqueos, y otros problemas".

Comentá la nota