Una lupa sobre el comercio de granos.

La medida entra en vigor el 1 de mayo. El Gobierno monopolizará la entrega de permisos para vender al extranjero. Hasta ahora, esa tarea recaía en las Bolsas de Cereales. Reacción de las entidades del campo. Creen que es una venganza.
El Gobierno anunció una medida que apunta a implementar un mayor control sobre los negocios del campo. Y que ya provocó una aireada reacción de entidades ligadas al agro. La AFIP será la encargada de entregar las autorizaciones necesarias para la comercialización de granos, cereales y oleaginosas, que hasta ahora entregaban las Bolsas de Cereales. Empezará a regir el próximo 1 de mayo.

La medida fue anunciada ayer por el director de la AFIP, Ricardo Echegaray. Y parece ir en el mismo sentido que otra nunca ejecutada, pero sí insinuada desde los despachos oficiales, como la nacionalización del comercio de granos. Por ese motivo, algunos sostenían que el propósito sería puramente político ya que no se espera un aumento significativo de la recaudación a partir de la iniciativa.

Desde la Federación Agraria dijeron directamente que la medida "es un acto de venganza" por el enfrentamiento entre las entidades rurales y el Gobierno. En la Federación recordaban que a comienzos de año, el Gobierno le quitó las cartas de porte, con la cuales se financiaban.

El organismo recaudador se encargó de aclarar que los objetivos son "garantizar la transparencia comercial y la igualdad entre los productores". Desde ahora, las obleas que autorizan a exportar las dará, en forma gratuita, la AFIP en lugar de las Bolsas de Cereales.

Echegaray aseguró que la resolución le permitirá ahorrar dinero a los productores, porque si bien las "obleas" que entregan las Bolsas de Cereales son gratuitas, cobran en concepto de "gastos administrativos". Otro objetivo de la medida es terminar con la entrega arbitraria de permisos. Desde el Gobierno sostuvieron que las Bolsas cobran comisiones, y favorecen a grandes empresas para entregar las "obleas". Desde las Bolsas negaron la acusación y explicaron que el único fin es colaborar con el fisco para combatir la ilegalidad.

La medida sería una directa consecuencia de los duros discursos contra la política agropecuaria del Gobierno que se realizaron el miércoles en la Bolsa de Rosario. En el tradicional evento que se lleva a cabo todos los años por el primer lote de soja, tanto dirigentes de las entidades como empresarios y productores no vacilaron en criticar duramente al kirchnerismo. En ese acto, el vice de la Bolsa rosarina, Víctor Cabanellas, sostuvo que "las sucesivas disposiciones oficiales que enmarañan el desenvolvimiento del comercio de granos terminan conspirando contra la afluencia de operaciones a los mercados de concentración".

El presidente de la Bolsa de Cereales, Ricardo Forbes, en diálogo con Crítica de la Argentina, negó que haya una relación entre los discursos del miércoles y la resolución de la AFIP. Aseguró que el objetivo de la medida es concentrar en la ONCAA y en la AFIP todo lo que tenga que ver con el comercio en general. Forbes destacó que "el comercio de granos es muy rápido, y evidentemente cuando más trámites se exigen, los plazos de pago se dilatan, y eso a ningún productor le causa gracia".

El director de la Federación Agraria, Jorge Solmi, sostuvo que la norma "es otro agravio a la entidad y al sistema de granos".

¿En qué cambia la injerencia de la AFIP en la comercialización de granos?

Hasta ahora los productores para llevar a cabo transacciones además de haber previamente declarado la cantidad de hectáreas, por cada operación, deben pedirle a la Bolsa una "oblea", que representa la autorización para llevar a cabo el negocio. A partir de la modificación será el organismo recaudador el encargado de continuar con el registro de información, así como brindar los avales para llevar a cabo las actividades comerciales. El trámite se realizará en un principio un 50% vía internet y un 50% en forma manual, y un mes después de comenzada la operatoria se podrá realizar íntegramente a través de la web.

Comentá la nota