El lunghismo habló de actitud temerosa de Auza y Bracciale

Anoche, en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, se propició el primer encuentro de los candidatos a concejales. La noticia no fue la exposición y propuestas de los postulantes a una banca, sino el faltazo de las principales caras de la oposición. Duras críticas del lunghismo para con Auza y Bracciale, los grandes ausentes.
La nota saliente del panel propiciado anoche en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas no fueron las disertaciones de los protagonistas. Más bien, el dato distintivo resultaron las ausencias de aquellos que habían pautado su presencia. Los candidatos de Unión Pro y Frente Justicialista para la Victoria, Mario Bracciale y Néstor Auza, respectivamente, faltaron a la cita, con excusas distintas que no convencieron a los presentes.

Más precisamente los más críticos sobre el faltazo resultaron funcionarios del lunghismo, que despojados de la prudencia que demuestra su candidato Marcos Nicolini, destilaron ironía y lecturas corrosivas para con los principales contrincantes electorales ausentes.

En efecto, el jefe de gabinete y candidato a senador por el Acuerdo Cívico, Carlos Fernández, y el secretario de Desarrollo Social y jefe de campaña local Julio Elichiribehety, tras rescatar la buenas intenciones de los organizadores en lo que hace a conformar un ámbito para que los candidatos expongan sus ideas, no dejaron de subrayar su sorpresa y fastidio por la ausencia de quienes ostentan competir por una banca en el HCD.

Ambos coincidieron en aludir a una actitud "temerosa" de Bracciale y Auza, sobre quienes indicaron que no convencieron sus "excusas" para no acudir a la cita.

"Resulta llamativo que no hayan concurrido, refleja una clara actitud temerosa a la hora de exponerse frente a la gente. ¿A dónde van a plasmar sus propuestas?", fustigó un Elichiribehety encendido a la hora de arremeter contra las principales figuras de la oposición.

Sobre la figura de Bracciale, el secretario arremetió diciendo que si bien "nunca demostró contar con una actitud épica como candidato", se trata de un hombre que casi resultó intendente, por lo que su ausencia le llamó poderosamente la atención. "Se trataba de un panel entre los candidatos a concejales, no era el coloquio de Hilary-Obama", ironizó.

Carlos Fernández, a su turno, indicó también que le "llamó la atención que faltaran a los candidatos de Unión Pro y el Frente Justicialista, cuyas excusas presentadas para la ocasión fueron de escaso nivel. Realmente es llamativo que no se presenten en estos espacios donde se pueden difundir las propuestas, pero bueno…si los muchachos tienen miedo qué se le va a hacer".

Exposiciones

Sobre lo ocurrido minutos antes en el salón de a sede del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, los candidatos que sí se presentaron expusieron sus ideas, acotadas a lo meramente económico, tal rezaba la iniciativa propiciada por los organizadores.

En el caso del candidato oficialista, Marcos Nicolini, ahondó en los logros de la gestión y superó a la media de sus competidores a partir de un bagaje de información que lógicamente posee al formar parte de un gobierno. Así fue que abundó en precisiones que hacen a dónde van a parar los recursos municipales, como así también la eterna demanda que hace a la necesidad de contar con mayor coparticipación y la siempre vigente bandera de contar con autonomía municipal.

Para el resto del panel, conformado en definitiva por Nilda Fernández (Tandil para Todos), Jorge Coronel (Nuevo Encuentro), Marina García (Frente es Posible) y Lautaro Palma Parodi (Partido Obrero), se dedicó a marcar lo que serían sus prioridades, con la salvedad que se trata del rol de un concejal, difícilmente aplicable en algunas cuestiones a la hora de direccionar los recursos que claramente administra un Ejecutivo.

Salvando las diferencias marcadas por el candidato del Partido Obrero, con un discurso más macro que lo que implica la ingerencia de una comuna (habló de un gobierno que rompa contra el sistema capitalista y otras yerbas), el resto coincidió en una propuesta común: el presupuesto participativo.

Tanto el vecinalismo como el resto de las listas opositores que ayer expusieron hablaron de contar con esta herramienta de participación ciudadana como prioridad, cuestión que el oficialismo antes de asumir como gobierno también levantó como bandera pero aún aguarda para su puesta en práctica.

Tras sus respectivas disertaciones que puntualmente cerraron en los 10 minutos fijados, llegó el turno de las preguntas del auditórium, conformado en un 90 por ciento por aquellos colaboradores allegados y simpatizantes de los respectivos candidatos. Ergo, las preguntas fueron acomodadas para que su candidato se luciera, sin más.

Así las cosas, la noche cerró con la saludable impresión que se pudo escuchar algunos de los pensamientos de quienes ostentan ocupar una banca. Algunos, porque otros de los citados faltaron, y terminaron siendo la noticia del debate que no fue.

Comentá la nota