Lunghi y sus pares correligionarios reclamarán que no se los discrimine.

Hay preocupación en las filas de los intendentes radicales de la Provincia. La crisis del campo acentuada por la sequía, más el parate de la actividad económica que se verifica en varios distritos, han encendido una alerta que transmitirán al gobernador Daniel Scioli cuando se reúnan con el mandatario el venidero lunes.
Los 22 jefes comunales de la UCR, entre ellos el intendente Miguel Lunghi, trasladarán a Scioli sus inquietudes dentro de las que no faltarán su preocupación por las finanzas de las comunas en las que gobiernan, que en algunos casos comenzaron a sentir y en otros se aguarda que ocurra, un ingreso de fondos del orden local y provincial menor al esperado.

Pero además, habrá algunos planteos sobre la necesidad de concretar diversas obras públicas y hay quienes irán con el pedido de ayuda financiera.

Por estos días, el presidente del Foro de Intendentes, Daniel Molina (Necochea), está recibiendo los reclamos que le hacen llegar sus pares que se transformará en el petitorio que recibirá el mandatario.

Si bien la situación económica y financiera no es idéntica en todas las comunas gobernadas por el radicalismo, existen puntos de contacto que generan inquietud por igual. El deterioro de la actividad productiva, con despidos de personal en algunas empresas, es un elemento que para no pocos intendentes radicales es el anticipo de lo que podría profundizarse en los meses que se aproximan.

Uno de los intendentes que participará del encuentro, Carlos García (Brandsen), que la situación económica en su distrito “es muy dura”. Indicó que “ya se registra una menor actividad en varias empresas” y alertó que esa caída puede terminar afectando los ingresos del municipio.

“Por ahora los ingresos propios están bien, pero hemos recibido en enero menos coparticipación provincial que la prevista”, sostuvo a un diario platense. Esa merma, agregó, podría acentuarse a raíz de la declaración de emergencia para el campo por la cual los productores no pagarán el Inmobiliario Rural por 6 meses, del cual las comunas reciben el 40 por ciento.

“Hemos notado que en enero no llegó la totalidad de los fondos provinciales previstos”, dijo García, que además de una caída en la coparticipación mencionó a los recursos por la descentralización de los juegos de azar. “La caída en forma global fue del 20 por ciento”, aseguró el jefe comunal de Brandsen.

En ese marco, la incipiente crisis ya está afectando algunos pagos que debe afrontar la comuna. Por ejemplo, García reconoció “atrasos” con proveedores e indicó que no pudo abonarle todavía el sueldo de enero al personal jerárquico.

El tema salarial

Otro de los temas que inquieta a los intendentes de la UCR es la puja salarial que ya se ha desatado en varios distritos. De acuerdo a lo indicado por el intendente de San Cayetano, Miguel Gargaglione, “hay preocupación por la evolución de la negociación paritaria que la Provincia iniciará para los trabajadores estatales, porque esa pauta termina después generando un efecto cascada sobre las comunas”.

El intendente dijo que el pedido al gobierno bonaerense será de “mesura” a la hora de esa definición.

Recomendar noticia

Comentá la nota