Lunghi no menciona a la oposición y cree que se impondrá, en "una elección pareja".

El jefe comunal destacó el perfil de su nómina y evitó referencias a las opositoras. "Sé que presentaron su lista el viernes y que hablaron sus dirigentes, no mucho más" se despreocupó el Intendente.
El intendente Miguel Lunghi aseguró ayer que el oficialismo se impondrá en junio en el marco de una contienda que avizora como "pareja", luego de haber protagonizado el viernes pasado la presentación de los candidatos del radicalismo a nivel local y seccional.

En declaraciones realizadas a Multimedios El Eco, Lunghi volvió a elogiar la nómina del radicalismo "integrada por gente joven pero bien formada y por hombres representativos del sector privado", en referencia a las figuras de Marcos Nicolini y Atilio Magnasco, que ocupan el primero y segundo lugar en esa lista.

¿Cuántos concejales conseguirá el oficialismo? Se le consultó desde Multimedios El Eco.

"Eso no se los podría decir, porque soy muy prudente y ustedes ya me conocen. Creo que vamos a ganar en una elección que es pareja, pero el número no se puede saber porque hay cuestiones que tendrán que ver con el coeficiente y que pueden hacer que un concejal quede en el primero o en el tercero" amplió Lunghi, al definir cuál es el escenario que se imaginan en el seno de su Gobierno.

En 2005, el radicalismo encabezado por Héctor Equiza enfrentó al justicialismo dividido en listas del PJ, con Raúl Escudero, y del FPV, con Carlos Mansilla, de modo que se quedó con 5 escaños, mientras que tres fueron para el frente kirchnerista, y dos para el sello justicialista.

Pero en aquel momento el kirchnerismo había alcanzado quizás su punto más alto en cuanto a su aprobación en la sociedad, mientras que ahora está atravesando su piso más bajo.

Según la consultora Management & Fit, el 75 por ciento de los ciudadanos del interior bonaerense desaprueban la gestión de cristina Kirchner, un rechazo que aumentó considerablemente a raíz del conflicto entre el Gobierno y el campo.

Lo que no se sabe es cómo influirá esa desaprobación en la intención de voto de cara al 28 de junio. De todos modos, la desaprobación a la gestión kirchnerista durante 2007 ya era alta en los centros urbanos como Bahía Blanca, Tandil y Mar del Plata, según esa misma consultora que sigue el fenómeno en territorio provincial.

Por eso el gobernador Daniel Scioli tal cual se informara desde El Eco de Tandil recorrerá el conurbano junto a K, pero llegará a Tandil y al interior solo.

No se trata de una estrategia elegida, sino de la única que le queda al Frente Justicialista para la Victoria.

Scioli se jugará, una vez más, por el modelo K y saldrá a "poner la cara" por el Gobierno nacional pidiendo los votos en un territorio vedado para el oficialismo: el interior bonaerense.

Tal es el desprecio del interior bonaerense por el kirchnerismo, que allí las encuestas lo ubican en la tercera posición y son nulas las perspectivas de sumar votos. Es que el malestar no sólo es del campo, sino también de la fuerte clase media de los pueblos y de ciudades como Mar del Plata, Bahía Blanca, Tandil, Necochea, Olavarría, Trenque Lauquen, Pergamino y San Nicolás, entre otras.

Comentá la nota