Lunghi y su gabinete son de los que mayores presiones reciben para bajar sus sueldos

En Necochea y Bolívar, los jefes comunales se adelantaron y redujeron drásticamente su ingreso. Ante la crisis y los problemas de caja de los municipios, ya hay pedidos concretos para que funcionarios bajen sus salarios. Un caso típico es Tandil
Es la primera reacción de cada vez más contribuyentes: frente a los graves problemas financieros de los municipios, en muchos distritos bonaerenses llueven pedidos públicos para que el intendente y sus funcionarios se bajen el sueldo como un ejemplo de austeridad en tiempos de crisis.

No corren tiempos fáciles para los jefes comunales. Primero tuvieron que estar en la primera línea en la pelea con el campo, luego se sometieron a la presión K por las candidaturas testimoniales y el adelantamiento de las elecciones. Finalmente soportan una grave situación financiera por la caída de la actividad económica y -denuncian- la menor coparticipación.

Frente a ese oscuro panorama, ahora sus comunidades les reclaman a viva voz que tengan el gesto de reducir sus ingresos, e incluso acotar la planta de asesores y funcionarios (la mayoría de ellos políticos) nombrados que los asisten en sus mandatos.

Los intendentes bonaerenses perciben salarios que oscilan entre los $ 10 mil y más de $ 20 mil, superando en muchos casos incluso al ingreso oficial del gobernador Daniel Scioli (aproximadamente $ 12 mil). Los secretarios y directores municipales también acceden a haberes muy lejanos al ingreso promedio de nuestro país.

Es entendible entonces que la primera reacción de la ciudadanía frente a la crisis y los planteos de ajuste de los municipios sea exigir un gesto a sus gobernantes. Esto, aunque se sabe que el ahorro que se produciría por el recorte de sueldos políticos no alcanzaría para tapar el déficit que arrastra la mayoría de las comunas.

Uno de los jefes comunales que mayor presión recibe para bajar su sueldo y el de su gabinete es el radical Miguel Lunghi de Tandil. Incluso desde el Sindicato de Trabajadores Municipales se viene denunciando la presunta existencia de ñoquis y se pide evitar gastos superfluos.

El reclamo de los municipales no es exclusivo de la localidad serrana. Desde la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la provincia de Buenos Aires le dijeron que vendría bien un gesto de los intendentes en relación a bajar sus haberes en tiempos de crisis.

"Sin embargo, nosotros queremos que se nivele para arriba y se mejores los salarios de los trabajadores municipales y para ello seguimos esperando una audiencia del gobernador Daniel Scioli que ya fue pedida en tres oportunidades para hablar estos y otros temas", precisó a este diario el subsecretario gremial Héctor Costa.

Ya dieron el paso

Hubo distritos que se anticiparon a la crisis y que recortaron los ingresos de intendentes y del personal político a principios de este año. Es el caso del jefe comunal Daniel Molina, de Necochea, que se redujo su sueldo a la mitad como parte de una serie de medidas que implementó para reducir gastos y evitar que la crisis económica afecte a los servicios de la comunidad.

Esta determinación surgió el marco del proyecto de austeridad que fue presentado por el propio jefe comunal, acompañado por funcionarios y concejales, que se ejecuta desde el mes de febrero y hasta el 31 de diciembre próximo en la ciudad balnearia.

En cuanto a la reducción del 50% del sueldo de Molina, fuentes municipales consignaron que los haberes del titular del Ejecutivo alcanzarán los $ 14 mil mensuales, con lo cual ahora percibe unos $ 7 mil en el actual contexto de crisis económica.

También en marzo de este año, el concejal Oscar Ibáñez de la localidad bonaerense de Bolívar presentó un proyecto para que los funcionarios políticos del Departamento Ejecutivo municipal y los concejales se bajen el sueldo y así aumentarles a los trabajadores municipales. Los recortes generarían en ese caso una masa de $ 330 mil.

El legislador bolivarense le propuso a sus compañeros de recinto recortar un diez por ciento de los haberes que van de $ 1.500 a $ 2.500, un quince en los van de $ 2.500 a $ 4.000, y un veinte, en los que van de $ 4.000 en adelante.

En otras provincias

La baja de los salarios políticos como gesto hacia los contribuyentes no es sólo patrimonio bonaerense. En la comuna cordobesa de Río Cuarto, los concejales aprobaron el año pasado un proyecto de ordenanza para acompañar la baja en los sueldos políticos que el intendente Juan Jure anunció para su gabinete.

Para el intendente establecieron un sueldo mensual de $ 6.900 y, a partir de ese monto máximo, todos los funcionarios y concejales cobran un porcentaje establecido por ordenanza.

También en medio de la crisis el intendente de Recreo (norte de Catamarca), Mario Formento, propuso al Concejo Municipal disminuir en un 10% sus ingresos, los de su gabinete y los de los ediles.

La finalidad de esta iniciativa es contar con la posibilidad de incorporar profesionales médicos para sumarlos al servicio médico de esa localidad y permitir así la atención durante las 24 horas.

Finalmente, el Deliberativo de Ushuaia aprobó una quita del 15% durante tres meses, tanto al intendente, concejales y personal político.

Municipales esperan la convocatoria de Scioli

A una semana de haber enviado una carta documento a la Gobernación reclamando una audiencia con Daniel Scioli, la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la provincia de Buenos Aires aguarda la convocatoria oficial al diálogo.

El malestar en el sector va en aumento de la mano del anuncio de varias comunas respecto de la posibilidad concreta de ir hacia la reducción de horarios, pagos desdoblados y eventuales despidos de agentes municipales.

Hace pocos días, la Federación hizo público un durísimo documento en el que advirtió que "no seremos la variable de ajuste financiero generada por la crisis, la imprevisión e ineficacia de gestión de las cuales de ninguna manera somos responsables".

En el escrito, firmado por el secretario general (interino) y adjunto de la Federación, Oscar Tomás Ruggiero y Miguel Pedelhez, se señaló que "somos el único sector del campo del trabajo al que ya no se le puede pedir más paciencia".

Panorama incierto para los jefes comunales

Déficit

Muchos analistas ya anticipan que varias comunas cerraran el año con un déficit de

entre el 8% y el 10%

- Municipios aseguran que les llega menos coparticipación

- También hay quejas vinculadas con los recursos del juego

Medidas

- Varios intendentes ya pidieron adelantos de coparticipación

- Otros consiguieron Adelantos del Tesoro Provincial (ATP)

- Congelar los salarios, reducir la planta política e incluso desdoblar sueldos y quitar horas extras ya están en estudio en varios casos

Comentá la nota