Lunghi fustigó a los críticos que decían que la diversificación "no llegaba ni se haría"

A veces se quejan porque el argentino tiene mucha facilidad para hablar" planteó el jefe comunal. Además, señaló que los intentos en telefonía e internet se frustraron por los "pulpos" del mercado. Cree que el Estado debe acompañar a los privados.
El intendente Miguel Lunghi reiteró ayer que el Estado debe acompañar el esfuerzo de los privados, al tiempo que se quejó de los críticos que planteaban que la diversificación del espectro de servicios que ofrece la Usina Popular y Municipal de Tandil "no llegaba ni se haría".

Antes de reinaugurar un centro de atención sanitaria en el barrio San Cayetano (leer página 6), el jefe comunal participó de la presentación de las primeras seis cuadras de extensión de redes de gas que desarrollará la entidad energética, en un acto en el que estuvo acompañado por el presidente de esa entidad, Oscar Maggiori; el secretario Ejecutivo, Patricio Fernández, y el titular de la Cámara Empresaria de esta ciudad, Gabriel Fuente.

"A veces aparecen los críticos que se quejan todo el tiempo, porque el argentino tiene mucha facilidad para hablar", apuntó Lunghi al momento de analizar las embestidas de quienes señalaban una excesiva demora en el paso que la entidad comenzó a transitar durante el segundo semestre de 2008.

Inmediatamente, indicó que esas críticas eran las que insistían sobre "la diversificación que se demoraba, no llegaba ni se haría".

Por eso, el jefe comunal recordó lo que entiende fueron esfuerzos por avanzar desde la entidad mixta en la cobertura de otros rubros además de la energía eléctrica.

"Recuerdo que el 17 de julio de 2003, cuando lancé mi primera campaña para intendente, hablaba de la necesidad de una diversificación de la Usina hacia otros rubros, y desde ese momento siempre tuvo reuniones con colaboración de todos los directorios", aseveró.

Luego, señaló que para los primeros intentos "se realizaron todos los estudios relacionados con telefonía o con internet banda ancha, pero hay que tener en cuenta que son pulpos con los que uno nunca puede ni podría competir".

Por todo lo anterior, Lunghi celebró durante la presentación la concreción de "estas primeras seis cuadras de redes de gas, que son sólo un principio pero fundamental para Tandil, y que así se está cumpliendo con la palabra empeñada".

Luego, dedicó varios párrafos a una idea concreta: el Estado debe acompañar al capital privado desde Usicom, la empresa de servicios que montaron en la Usina para intervenir en seguros, emergencias médicas y ahora obra pública.

"El Estado debe acompañar y trabajar junto a los privados, porque cuando avanza solo a veces no lo hace bien. De manera conjunta siempre se permite un mejor control y una mayor participación" planteó, al referirse a una relación que en la Usina implica acciones en un 60 por ciento para el Municipio y en un 40 para la CET.

Por último, indicó que esa relación equilibrada entre uno y otro es la que intentan imprimirle al Instituto Mixto de Turismo y al Consorcio del Parque Industrial, otros dos espacios en donde se cotejan intereses políticos y comerciales.

"No queremos

ser pisabrotes"

En la misma línea se había manifestado minutos antes el presidente de la entidad, Oscar Maggiori. "No queremos ser pisabrotes de la iniciativa privada, sino que pretendemos sumarnos a su esfuerzo para brindar una mayor cantidad y una mejor calidad de servicios. Esa es la misión y el desafío que afrontamos con la diversificación desde Usicom", dijo Maggiori y agradeció la presencia de autoridades de la Usina, la CET y el Municipio.

El funcionario público recordó que una encuesta que se conoció hace escasas semanas indica un buen rumbo: "el 91 por ciento de nuestros clientes aprueba la calidad de nuestro servicio" afirmó.

A su turno, explicó que esta etapa que se abre en materia de obra pública se suma a los servicios de seguro de accidentología y emergencias médicas que se prestan desde el segundo semestre de 2008.*

Comentá la nota