Lunghi enfurecido contra

Lunghi enfurecido contra
Reavivó sus críticas a dirigentes pinguinos tras la ocupación del Plan Federal II. Dijo que son "de cuarta" porque "no dan la cara" y "hacen política con la gente humilde".
El discurso radical sobre la responsabilidad total de la Casa Rosada en la problemática habitacional que sufre Tandil, sumó un nuevo capítulo ayer, cuando el intendente Miguel Lunghi calificó como "de cuarta" a los dirigentes kirchneristas que, según él, azuzan la usurpación en La Movediza.

Tanto el secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Mario Civalleri, como el propio jefe comunal durante el acto de asunción de los nuevos secretarios, repitieron el alegato de defensa lunghista contra lo que entienden como "discriminación" presidencial hacia las comunas que no adhieren al FPV.

No obstante, y a pesar de cartas documento a la administración central, el municipio sigue sin esgrimir visos de solución a la ocupación, que para colmo, tuvo una réplica la semana pasada en el barrio Smata.

El pediatra correligionario, entre tanto, parece incrementar paulatinamente la pirotecnia verbal contra sus adversarios serrranos que responden al kirchnerismo.

"Son políticos de cuarta que hacen política barata", fueron los duros términos que eligió Lunghi para referirse al Movimiento Evita y el Partido Socialista, que respaldan los cuestionamientos de la Comisión de Toma y Posesión de La Movediza hacia la administración comunal.

Para el intendente, "en política hay que tener proyectos y dar la cara, y no sentarse en una de esas casas con gente humilde", opinó en declaraciones al programa "Cada Mañana".

Mientras se mostró indignado porque "usan a la gente", aseveró que no sólo esta gestión radical no encaró con recursos propios los programas de vivienda. "Desde 1975 a esta parte, el municipio no llega a 200 casas construidas por la Municipalidad, todo fue financiado por Provincia y Nación", se defendió sobre el ataque de la oposición sobre su abandono a la política habitacional.

Más tarde, repitió que "al dinero de Tandil se lo lleva Nación, que quede bien claro. La Nación no te regala absolutamente nada, sino que devuelve lo que corresponde" en obras, repitió el intendente.

En este caso -por el Plan Federal II-, "está todo firmado, los contratos hechos, los pagos del Gobierno central a la empresa Málaga, los anticipos, y nuestra obligación (por la comuna) está cumplida, es decir, entregar los terrenos", consideró Lunghi.

Asimismo, consultado por la situación en el barrio Smata, donde 50 familias tomaron las casas a medio construir, el jefe comunal distinguió el panorama al referirse a la propiedad dominial de los inmuebles: "esas casas tienen nombre y apellido", adujo sobre los adjudicatarios que esperan desde hace décadas la finalización de la obra.

Comentá la nota