Lunghi, con agenda sobre la recolección y obras solicitadas para De La Canal y el PIT

El Intendente estuvo ayer en la presentación del primer camión recolector que podrá manejar nuevos contenedores de residuos plásticos, que la Dirección de Servicios ubicará en el centro y el microcentro. De paso, el pediatra afinó pedidos que realizaron a Cristina Alvarez Rodríguez, de Obras Públicas de la Provincia.
Mientras un grupo de inquietos jóvenes le ponía una pantalla de velador a una de las históricas estatuas de Plaza Independencia, el intendente Miguel Lunghi se acercó a la presentación del primer camión recolector que podrá trabajar con los contenedores de residuos plásticos que, en el corto plazo, la Dirección de Servicios ubicará en el centro de la ciudad en el marco de un programa piloto.

Sentado en uno de los bancos situado enfrente a su amplio despacho, el jefe comunal se mostró relajado mientras parte de la tropa oficialista rodeaba la nueva unidad que se suma a las máquinas que el área a cargo de Lino Fernández ha adquirido en este 2008, a través del leasing Banco Provincia.

Tras valorar la incorporación de “una barredora y una máquina niveladora” que se sumaron al parque público de Servicios semanas atrás, Lunghi aseveró que “sinceramente pienso que deberíamos incorporar un camión de estos por año”.

Sobre esa necesidad, Lunghi indicó que deberían sumar un equipo similar cada 300 días por “el crecimiento que tiene una ciudad como Tandil y por la intensidad que se le da en el uso diario a los camiones, que sufren un desgaste importante”.

Inmediatamente, reconoció la demanda de “avanzar” con incorporaciones de este tipo de maquinarias por la cantidad aún importante de “calles de tierra” que la Dirección de Servicios debe mantener semana a semana.

Además, el Intendente envió señales concretas a la ministra de Obras Públicas de la Provincia, Cristina Alvarez Rodríguez, y su flamante par de Producción, Alejandro Arlía, que asumió en lugar de Débora Giorgi.

Por ello, el mandatario tandilense indicó que sobre algunas cuestiones “como éstas ya veníamos hablando con el funcionario que ahora es ministro de la Producción”, en referencia al ex subsecretario de Asuntos Municipales en la Jefatura de Gabinete, que ocupa Alberto Pérez.

Y al mismo tiempo, recordó que también en línea con Provincia “se presentaron dos pedidos”durante el encuentro con la ministra de Obras Públicas, para que se sumen tareas a la repavimentación de la Ruta Provincial 30.

“Pedimos que consideren la necesidad de repavimentar el acceso a la localidad rural en De La Canal y una rotonda en la zona de acceso al Parque Industrial, donde se han producido accidentes. Recién lo hicimos, pero nos dijo que hay buena voluntad”, cerró antes de dejar el banco de la Plaza Independencia para volver al despacho del palacio.

Quijote, “Carlitos” y el pediatra

El modelo en cuestión es casi una metáfora de lo mucho que se ha discutido entre el oficialismo y la oposición en materia de iniciativas desde la administración pública, habida cuenta de las polémicas sobre la predilección hacia la estética que le endilgan al lunghismo.

Es un camión que efectivamente recolectará la gran cantidad de residuos que genera la sociedad tandilense, mediante un novedoso mecanismo de vaciado de contenedores, pero que al mismo tiempo fue estampado con imágenes de paseos públicos como el de Don Quijote de la Mancha, que Lunghi se imaginó en la cima de Villa del Lago.

Mejor síntesis de lo que puede implicar el marketing aplicado a una vidriera de gestión estatal, que recorre las calles de una ciudad de manera cotidiana, casi imposible de encontrar en estos pagos serranos bonaerenses.

Nada saben Quijote y Sancho sobre la política vernácula, porque para eso aparecen duplas tandilenses como la que integran desde el 2003 “Carlitos” Fernández –como lo apodan- y su jefe, “el pediatra”.

“Una de las frases que más me gusta de Don Quijote dice: ‘Cada cual, Sancho, es hijo de sus obras’. Deseo que ésta, hecha en silencio, sea del agrado de nuestros vecinos”, expresó Lunghi meses atrás, bastante entusiasmado, desde la cima de Villa del Lago.

Ayer, el Intendente se cruzó nuevamente con el Quijote. Claro que sin molinos de viento, pero con camión nuevo y sentado enfrente a su despacho. Despreocupado, desde un banco de la Plaza Independencia.

Comentá la nota