El lunes será un día clave y la UTA avizora un “inevitable conflicto”

Lo dijo Daniel Domínguez, secretario general de la seccional Mar del Plata, de la que depende Tandil. Nación envió sólo el 30 por ciento de fondos comprometidos para afrontar un aumento a trabajadores.
Pese a los anuncios de la Cámara de Autotransporte de Tandil, en torno a la regularización hasta diciembre del pago de aumento salarial al personal, la Unión Tranviarios Automotor aclaró que lejos de solucionarse el conflicto son “muy poco optimistas” en tanto Nación envió sólo el “30 por ciento” de la totalidad de subsidios comprometidos.

Según el gremio, el problema no está resuelto sino que se “corre” por espacio de tres meses, ya que no están disponibles en las empresas los fondos para abonar los 340 pesos de enero próximo.

Es este marco, Nación bajó 10 de los 26 millones de pesos comprometidos en el acta ministerial de marzo pasado para el interior del país, lo que no cierra la discusión, e incluso –para la UTA- todo hace prever un conflicto a corto plazo.

Así lo confirmaron ayer a LA VOZ Daniel Domínguez, secretario general del gremio en la Seccional Mar del Plata, y su par de nuestra ciudad, Gustavo Morales.

“Ya nos pagaron lo correspondiente a septiembre pero recién el mes próximo figurará en los recibos. Igualmente, esto no soluciona el conflicto sino que lo pospone unos meses”, aseguraron sendos dirigentes sindicalistas.

Precisamente, el próximo lunes constituirá un jornada importante para definir lo que sucederá en el diferendo, ya que la UTA vuelve a reunirse en Capital Federal con el Ministerio de Economía de la Secretaría de Transporte de la Nación, a la que tanto las empresas de colectivos como los choferes señalan como responsable de la actual situación, que se avizora “difícil”.

De hecho, antes de llegar a medidas de fuerza, el gremio había dictado un compás de espera de 20 días, plazo que comienza a caducar, no descartando así un paro en las próximas semanas, aseguraron.

El eje de la cuestión sigue rondando en la disparidad que –criticaron- ejerce la administración central a la hora de repartir subsidios en Capital Federal con relación al interior.

“18.000 CONTRA 2.000”

Según Domínguez, el Gobierno Nacional destina unos 18.000 pesos mensuales por unidad en la ciudad de Buenos Aires, mientras que esa cifra apenas supera los 2.000 pesos en el resto del país.

“Soy poco optimista, la verdad es que veo un inevitable conflicto”, advirtió el entrevistado.

“Acordamos estos subsidios para que no haya aumento tarifario. Pedimos que el Gobierno sea más justo”, remarcó.

“Mantenemos la posibilidad de medidas de fuerza, en este marco es inevitable que vamos a llegar a una medida de fuerza”, aseveró Domínguez.

Sobre los 4 pesos de boleto plano que las líneas de micros señalaron como cifra viable si no se garantizan subsidios, manifestó el gremialista que “pasa por la asimetría de subsidios. En las ciudades chicas hay menos promedio de pasajeros por kilómetro, y menos subsidio. A esos valores (por los 4 pesos) ni la gente podrá pagar el boleto ni nosotros vamos a poder cobrar los sueldos, por eso hacemos este fuerte reclamo al Gobierno”.

En Capital Federal, cobraron el cuarto día hábil. Evidentemente, ellos (por el estado) no quieren tener problemas en Capital y que nosotros nos arreglemos como podamos.

En el interior –agregó- “el parque automotor tiene que estar debidamente modernizado y el servicio debe mejorar, porque los costos son los mismos y los ingresos mucho menores. Debemos preservar a las firmas más chicas y terminar con el monopolio de las grandes firmas de Capital”.

Comentá la nota