El lunes entrará en vigencia en Bahía la Ley de Nocturnidad

Se prohibirá el ingreso a las confiterías bailables a partir de las 2 y la venta de bebidas alcohólicas después de las 4.30, mientras que el cierre de los boliches será a las 5.30.
El venidero fin de semana será el último en que los jóvenes bahienses podrán ingresar a los boliches bailables en cualquier horario a partir de su apertura, adquirir bebidas alcohólicas en la barra hasta el último minuto antes del cierre y, posiblemente, quedarse hasta que el sol confirme la llegada del nuevo día.

Es que, a partir del lunes próximo, comenzará a tener vigencia la denominada Ley de Nocturnidad, implementada por el gobernador Daniel Scioli, como un intento de mejorar el caótico panorama que la noche genera, especialmente en el Conurbano bonaerense, como consecuencia del excesivo consumo de alcohol.

Por tal motivo, en la mañana de ayer se reunieron los propietarios de confiterías, bares y boliches bailables locales con autoridades municipales, a fin de analizar los alcances de las normativa y fijar pautas que permitan implementar su funcionamiento.

"Tuvimos una reunión informativa sobre la ley y la aplicación de sus muchísimos puntos. Los bolicheros son conscientes de que esta es una decisión provincial y que el municipio no puede hacer nada por flexibilizarla", señaló Diana Larraburu, secretaria de Gobierno municipal.

De la reunión participaron cerca de 20 propietarios de locales nocturnos, además del juez de faltas Ricardo Germani; el titular del Cuerpo Unico de Inspectores (CUIM), Lucio Maslein; el secretario de Salud, Guillermo Quevedo, y el concejal oficialista Marcelo Ciccola.

Entre algunas de las inquietudes de los bolicheros, se destacó el pedido de controlar el circuito nocturno que incluye fiestas privadas de distinto tipo, las que, en principio, no aparecen contempladas por la ley provincial.

Larraburu aseguró que la comuna controlará también ese tipo de encuentros y pidió a los vecinos que recurran al 911 en caso de detectar ese tipo de actividades.

"El CUIM tiene una guardia permanente para atender ese tipo de denuncias. Por eso pedimos que nos avisen acerca de estas fiestas que tienen un fin lucrativo y venden bebidas alcohólicas. Las vamos a controlar, porque la ley trata de prevenir estas situaciones", explicó la funcionaria.

Larraburu reconoció el posible perjuicio económico que generará a los comerciantes estas restricciones.

"Somos conscientes de esta situación, pero tampoco podemos tomar medidas para sanearla. Unicamente tenemos que aplicar la ley", puntualizó.

Señaló, además, que los comerciantes plantearon su inquietud sobre los efectos concretos que pueda tener la normativa respecto de modificar la conducta de los jóvenes.

"Ellos manifiestan que conocen la noche y cuestionan su efectividad. No sé si tendrá un efecto positivo, pero posiblemente vaya teniendo modificaciones para nuestra región. Hoy es una ley tajante, pero quizás a futuro y de acuerdo con lo cotidiano, algunas cosas se modifiquen", señaló.

Fernando Rabbione: "Los pibes no se emborrachan en las discos"

Propietario de un boliche en calle Fuerte Argentino, Fernando Rabbione dejó en claro la voluntad de los bolicheros de aceptar la Ley de Nocturnidad, aunque remarcó su excepticismo respecto de la efectividad de la norma, su convencimiento acerca de que los jóvenes no se emborrachan en los boliches y del riesgo que significará cerrar los comercios a las 4.30.

--¿Están de acuerdo con el espíritu de la ley?

--No, en absoluto, aunque entendemos que es una ley provincial y que la comuna tiene que hacerla cumplir. En ese sentido hay predisposición de todas las partes y muchísimo más diálogo con la Municipalidad respecto de funcionarios de años anteriores.

--¿Creen que la ley tendrá continuidad, que será efectiva?

--Tenemos la experiencia de una ley similar promulgada por (Eduardo) Duhalde. Para nosotros no tienen durabilidad a largo plazo, porque no solucionan la razón de fondo. Esto es un problema social del Conurbano, que no necesariamente se registra en Bahía Blanca.

--Para ustedes, ¿existen lugares de mayor riesgo acerca del al consumo alcohólico que los boliches bailables?

--Sin dudas. Nuestra preocupación son las famosas "previas" y las fiestas que se realizan en quintas y clubes, que ni siquiera tributan lo que nosotros tenemos que tributar, no tienen las medidas de seguridad adecuadas ni venden las bebidas a nuestros precios. Todo esto las hace mucho más peligrosas que una disco.

--¿Ven alguna consecuencia desfavorable de esta ley?

--Esperamos ver qué ocurre en los próximos fines de semana, aunque es claro que van a empezar a quedar muchos jóvenes en la calle desde temprano.

--¿Eso significa un riesgo mayor?

--Nosotros pensamos eso. Pero bueno, tendrá que evaluar el gobernador (Scioli) las consecuencias de cerrar a las 4.30.

--¿Ustedes van a mantener abierto a pesar de cerrarse la venta de bebidas alcohólicas a las 4.30?

--En principio no podemos estar dos horas sin facturar y con el riesgo de tener el boliche lleno. Eso es claro: a las 4.30 se acabó el negocio para nosotros y los chicos tampoco se van a quedar en un lugar donde no les venden bebidas.

--¿Ahí es donde recurren a otras oportunidades?

--Claro. Si no hay que fijarse en Internet o Facebook, donde aparecen las fiestas en quintas, con sus "after hour", propuestas 2x1 o la "jarra loca". Por eso insisto: no somos nosotros los que emborrachamos a los chicos, porque vendemos la bebida a un precio que no se pueden emborrachar en la disco. Eso lo sabemos todos, incluido el municipio.

--Esta restricción, ¿puede afectarlos desde el punto de vista empresarial?

--Sin dudas. Algunos van a tener que cerrar y sin dudas va haber despidos. Muy pocos van a poder sostener su infraestructura trabajando viernes y sábados, de 2 a 4.30.

Las restricciones de la ley

Entre los muchos puntos que incluye la Ley de Nocturnidad, se destaca la prohibición de ingresar a las confiterías bailables a partir de las 2 y la venta de bebidas alcohólicas después de las 4.30, mientras que el cierre de los boliches será a las 5.30, horario que puede modificarse fundando razones "estacionales y/o regionales".

También prohibe la realización de concursos basados en el consumo de bebidas alcohólicas, la venta de bebidas energizantes y las modalidades de la "canilla libre" o la "jarra loca". Tampoco podrán venderse bebidas en vasos mayores de 350 mililitros de capacidad.

Basta de "jarra loca"

La ley puntualiza la prohibición de preparar la denominada "jarra loca", explosivo cóctel de bebidas blancas de alta graduación alcohólica, al que se le suelen agregar distintos tipo de pastillas estimulantes. La mezcla se prepara en los típicos baldes utilizados para mantener frías a las bebidas tipo champagne.

Comentá la nota