El PT de Lula sufrió una fuerte derrota en la alcaldía de San Pablo

El Partido de los Trabajadores (PT) del presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, sufrió ayer una amplia derrota en la segunda vuelta de las elecciones para alcalde de San Pablo, la mayor ciudad del país.
El actual alcalde, Gilberto Kassab, del conservador partido Demócrata (DEM), recibió 61% de los votos válidos, frente a 39% de la candidata del PT, Marta Suplicy, ex ministra de Turismo y ex alcalde de San Pablo.Kassab compitió apoyado por el gran rival del PT en la lucha por el poder, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) del ex presidente Fernando Henrique Cardoso y del actual gobernador del estado de San Pablo, José Serra, virtual candidato socialdemócrata a las presidenciales de 2010.

En cambio, en Belo Horizonte, Marcio Lacerda, del Partido Socialista pero aliado al PT, se imponía con 59% sobre Leonardo Quintão, del centrista PMDB.En Río de Janeiro, por un margen muy apretado, Eduardo Paes (PMDB), aliado allí al oficialismo petista, lideró la elección con 51% de los votos sobre Fernando Gabeira, un ex guerrillero ahora del Partido Verde, con 49%.Y en Porto Alegre José Fogaça, del PMDB, lograba 59% y vencía a Maria Do Rosário, del PT. Hasta 2005, y por 16 años consecutivos, la principal ciudad del sur brasileño había sido un fortín del PT.

El PMDB, que también ganó en Salvador, Belém y Florianópolis, fue un gran vencedor de ayer.

Las elecciones municipales brasileñas fueron un balotaje en las ciudades con más de 200.000 habitantes donde ninguno de los candidatos logró mayoría absoluta en la primera ronda.

Según el Tribunal Superior Electoral (TSE), los comicios, que llevaron a las urnas a unos 27 millones de electores, se realizaron en ambiente de tranquilidad, aunque casi 400 personas resultaron arrestadas, en su mayoría por propaganda electoral ilegal.

Al margen de las derrotas en San Pablo y Porto Alegre, el partido de Lula y su "archirrival" el PSDB pudieron sin embargo festejar un triunfo "compartido" en el segundo mayor colegio electoral del país, Belo Horizonte. Y en la ciudad carioca, el PMDB y el PT vencieron muy ajustadamente, en un voto a voto que duró hasta la noche, al candidato "verde".Aunque el PT ganó también en Sao Bernardo do Campo, principal ciudad y distrito industrial del interior de San Pablo, lo más importante de ayer fue la derrota en San Pablo para el partido de Lula. Supone la pérdida del "caballo de batalla" de la agrupación oficialista para las presidenciales de 2010.

Es que el PT vuelve a fracasar ante su principal opositor en su intento por recuperar la alcaldía de la ciudad más rica y poderosa del país, un preciado tesoro que ostenta un presupuesto del equivalente a 10.000 millones de dólares, por el cual el partido "izquierdista" lucha desde hace más de una década con los socialdemócratas. Y fracasar en la disputa por San Pablo no es menor, si se tiene en cuenta que los resultados electorales obtenidos en la ciudad con más de 11 millones de habitantes condicionan las posibles alianzas y correlación de fuerzas que pautarán las próximas elecciones presidenciales.

En ese sentido, el gran victorioso con el presente resultado, además del alcalde reelecto, es el actual gobernador del estado de San Pablo, Serra, quien brindó todo su apoyo a Kassab en la instancia electoral decisiva y lo ayudó a subir del 33% de votos que tuvo el alcalde en la primera ronda electoral. Serra fue el rival (derrotado) en las últimas presidenciales contra Lula. Pero hoy, el economista figura en encuestas como primero en intención de votos para las próximas presidenciales, y quien espera unirse a los conservadores en su lucha.

Por su parte, Marta Suplicy perdió ayer como en 2004, cuando no pudo ser reelecta en San Pablo.

Ayer, analistas decían que, a diferencia de Serra con Kassab, Lula no logró influir con su apoyo a candidatos petistas en varios distritos. Suplicy incluso figuraba como posible candidata presidencial.Ahora, la principal tarea del PT será encontrar un candidato. Suena la actual ministra jefe del Gabinete Civil de la Presidencia, Dilma Rousseff, "favorita" de Lula.

Comentá la nota