Lula y Sarkozy movilizan barcos y helicópteros

Ambos mandatarios pusieron en marcha una intensa búsqueda para hallar sobrevivientes
RIO DE JANEIRO.- En un esfuerzo contra reloj por hallar sobrevivientes del avión de Air France que desapareció cuando sobrevolaba el océano Atlántico, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y su par francés, Nicolas Sarkozy, movilizaron ayer aviones, barcos y helicópteros de sus respectivas fuerzas militares a la zona donde se presume ocurrió la tragedia.

"Estamos intentando encontrar cualquier vestigio de la caída", afirmó Lula desde El Salvador, donde ayer participó de la asunción del presidente Mauricio Funes.

"Todavía trabajamos con la hipótesis de que existen sobrevivientes. Como cristiano, siempre espero que no haya pasado lo peor", agregó el presidente brasileño, que tras conocer la noticia del accidente aéreo decidió cancelar su participación en el almuerzo de conmemoración de la investidura de Funes.

"No hay ambiente", explicó.

Lula no suspendió el resto de su gira de cuatro días por América Central, que lo llevará a Guatemala y Costa Rica, pero le ordenó al vicepresidente brasileño, José Alencar, viajar de Brasilia a Río de Janeiro para expresar el apoyo del gobierno a los familiares de los 58 brasileños que estaban a bordo del vuelo AF447, que cubría la ruta Río de Janeiro-París.

A pedido de Lula, también el ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, interrumpió un viaje que realizaba a Namibia y regresó de urgencia a Brasilia para seguir de cerca y coordinar los esfuerzos por ubicar el Airbus A330-200 desaparecido.

Según fuentes locales, el gobierno movilizó cinco aviones, dos helicópteros y tres barcos de guerra con el fin de localizar la nave siniestrada.

Fuentes de la aeronáutica brasileña precisaron que la búsqueda se desarrolla en pleno océano y en una zona sin cobertura de radares, desde donde el avión emitió, en mitad de la noche, un último mensaje automático que daba cuenta de serios problemas.

El vocero de la armada brasileña, Henrique Alfonso, por su parte, señaló que los buques estarían llegando a la zona de búsqueda recién hoy.

El dolor de los presidentes

En la tarde de ayer, Lula y Sarkozy intercambiaron telefónicamente sus condolencias por la tragedia y coincidieron en su "preocupación" y "dolor" por el hecho, según informaron voceros de ambos gobiernos.

"Fue un intercambio de manifestaciones de pesar. Yo no sabía qué decirle a Sarkozy y él no sabía qué decirme a mí. En momentos como éste, hay que expresar solidaridad y rogarle a Dios que no ocurra nada igual", dijo Lula a periodistas en la capital salvadoreña, poco antes de viajar a Guatemala.

Un vocero de la presidencia de Brasil, en tanto, dijo que "los presidentes acordaron mantener esfuerzos de cooperación militar conjuntos para buscar el avión".

Sarkozy, por su parte, declaró que las esperanzas de hallar sobrevivientes "son muy débiles" y que se desconoce qué fue lo que ocurrió con el vuelo.

Tras visitar el aeropuerto parisiense Charles de Gaulle, donde dialogó con familiares de las víctimas, el mandatario francés informó que su gobierno envió "barcos y aviones" a la zona donde se presume cayó el avión y que también solicitó ayuda internacional para optimizar la búsqueda.

"Hemos pedido ayuda a otros países, incluido Estados Unidos, para localizar a través de imágenes satelitales el lugar donde se produjo la catástrofe", señaló Sarkozy.

"Hay que hacer todo lo posible para recuperar la máxima cantidad de elementos del avión, para entender qué fue lo que pasó", afirmó el mandatario, que admitió que la búsqueda será "extremadamente difícil" porque "la zona es inmensa, abarca cientos de kilómetros y, además, el accidente ocurrió en plena noche".

"Nuestros amigos españoles y brasileños nos están ayudando mucho en la búsqueda", agregó.

Un vocero del Ministerio del Interior de España informó ayer que dos aviones se unieron a la búsqueda del A330-200 de Air France, uno de los cuales "está especialmente dotado de instrumentos de localización en el mar".

Agencias AP, Reuters, EFE, AFP y DPA

Un posible incendio en alta mar

RIO DE JANEIRO (ANSA).- El vicepresidente de Brasil, José Alencar, reveló anoche que los pilotos de un avión de la aerolínea brasileña TAM dijeron haber visto un incendio en el Océano Atlántico, cerca de la costa de Senegal, que podría estar relacionado con el avión de Air France que desapareció sin dejar rastro. "Es una noticia muy imprecisa", agregó, sin embargo. Durante una conferencia de prensa en Río de Janeiro, Alencar explicó que los pilotos del avión de TAM que llegó ayer por la madrugada al país informaron que habían visto algo incendiándose en una región del Atlántico.

Comentá la nota