Lula rechazó ultimátum de Goriletti

Respondió al plazo que el gobernante de facto de Honduras le dio para definir el estatus de Manuel Zelaya, quien está alojado en la Embajada de Brasil.
Brasil "no acepta ultimátum de un gobierno golpista", afirmó este domingo el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en respuesta al plazo de diez días que le dio el gobernante de facto de Honduras, Roberto Micheletti, para definir el estatus del derrocado Manuel Zelaya, quien está en la Embajada brasileña en Tegucigalpa. Al mismo tiempo, el nuevo titular de la sede diplomática, Lineu Pupo de Paula, pidió moderación en sus declaraciones al depuesto presidente constitucional.

En una rueda de prensa en Porlamar, en el marco de la Cumbre América del SurÁfrica (ASA), Lula señaló que el depuesto mandatario hondureño es "el presidente legítimo de Honduras" y que su estatus es "huésped de la Embajada de Brasil" en Tegucigalpa.

El gobernante brasileño respondió así a la pregunta sobre el plazo que dio Micheletti a Brasil para que defina el estatus de Zelaya, derrocado en junio y que se encuentra en la sede diplomática desde su retorno al país el lunes de la semana pasada, ya que "de no ser así nos veremos obligados a tomar medidas adicionales".

"Zelaya fue expulsado del poder de la manera más vergonzosa posible", manifestó Lula. "Para mí, la solución es simple: los golpistas deben salir del palacio presidencial", afirmó el mandatario antes de agregar: "Zelaya debe regresar al poder y se deben convocar elecciones. Si los golpistas convocan elecciones muy pocos países reconocerían (los resultados)" y "si entran a la fuerza (en la embajada de Brasil), violarían todas las normas internacionales"

"Pocas veces en la historia ha habido tanto consenso en la postura internacional contra el Gobierno golpista", destacó el presidente brasileño en su encuentro con los periodistas poco antes de partir para Brasilia tras participar en la II Cumbre ASA en la venezolana Isla de Margarita.

PIDEN MODERACIÓN. Pupo de Paula, flamante embajador brasileño en Honduras, "reiteró una advertencia para que Zelaya deje de divulgar comunicados y declaraciones proselitistas", publicó el diario O Estado de Sao Paulo.

El diplomático también solicitó a los 63 partidarios de Zelaya refugiados en la embajada que eviten insultar a las tropas que rodean la embajada. Zelaya anunció que este lunes lanzará la "ofensiva final" para recuperar el gobierno y llamó a sus seguidores de todo el país a que marchen sobre Tegucigalpa.

Comentá la nota