Lula pidió a presidente de los EEUU cooperación en la región

Lula pidió a presidente de los EEUU cooperación en la región
El presidente brasilero le pidió a su par norteamericano que ese país se relacione con Latinoamérica colaborando y no interfiriendo en los asuntos internos, según el asesor de Asuntos Internacionales, Marco Aurelio García
En declaraciones que divulga hoy el diario "Jornal do Brasil", García dijo que Lula le explicó a Obama durante su visita a Washington que Latinoamérica ha vivido importantes cambios y crecimiento en los últimos años, por lo cual Estados Unidos "debería intentar relacionarse con esta América Latina de una forma distinta a otros momentos históricos".

"(Lula) usó explícitamente estas palabras: no injerencia y cooperación", afirmó el asesor especial de la Presidencia brasileña.

Añadió que fue a raíz de ese planteamiento que "apareció el problema de Cuba" durante la reunión que mantuvieron ambos mandatarios.

"Hemos dicho que Cuba es vista por los países de la región de manera diferenciada. Estados Unidos tiene intereses económicos en Cuba. Y Cuba, viéndose libre del bloqueo (económico), podrá explotar una serie de potencialidades que tiene, pero que actualmente son de difícil materialización".

Aclaró que Lula da Silva no estuvo en Estados Unidos como representante de Latinoamérica -"Brasil no tiene ese mandato y, en caso de presentarse de esa forma, estaría usurpando un derecho internacional"-, pero dijo que es "evidente" que en la reunión con Obama fueron abordados temas latinoamericanos.

"Yo diría que (la cumbre) se centró en tres grandes temas: Uno de ellos, la crisis (económica mundial), fue el tema dominante en el Salón Oval. Después, en la charla que los dos mantuvieron, Lula habló un poco sobre la situación brasileña, Obama habló de la situación estadounidense, y ambos examinaron cuestiones más generales que afectan al mundo entero. Hubo, además, una discusión sobre temas latinoamericanos".

A ese aspecto, García negó que un eventual cambio en la relación entre Estados Unidos y Cuba constituya la principal alteración en "la hoja de ruta" de la relación entre el gobierno de Obama y América Latina.

"En primer lugar vienen los grandes temas económicos. El mundo está fuertemente pendiente de los cambios que van a realizarse en el área económica. Eso es indiscutible porque de la reactivación de la economía norteamericana dependerá mucho la reactivación de varias economías del continente", evaluó el político brasileño.

En el plano comercial, García consideró que existen algunas discusiones que deben darse con el correr del tiempo, entre ellas las "medidas proteccionistas" que Estados Unidos aplica "en materia de subsidios agrícolas y barreras al etanol".

Además se refirió a la política exterior de Estados Unidos, y dijo que en ese plano también existen varios temas cruciales a resolver, como "el Cercano Oriente, incluyendo Irak; Palestina e Irán; Afganistán, (y) el problema de las relaciones con Rusia, China y con Europa". "En fin, no es porque sí que ellos (Estados Unidos) tienen 15.000 diplomáticos. Nosotros aquí tenemos menos de 1.500", añadió.

Destacó que en relación a la política exterior brasileña, la "sabiduría" de Lula da Silva fue entender las diferencias y, "sin ser un gran teórico", intentar establecer una buena relación con los países y reforzar la idea de que, por encima de nuestras diferencias, existe un objetivo a ser alcanzado, que es el de la integración", enfatizó.

Comentá la nota