Lula pidió "madurez" al G-20

El presidente de Brasil propone que el dólar no sea la única moneda de referencia mundial
LONDRES.- Considerado uno de los referentes de los países emergentes, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, pidió ayer "madurez" a los líderes mundiales que intervendrán hoy en la cumbre del G-20, en la que los gobernantes de países industrializados y en desarrollo buscarán en Londres salidas a la crisis financiera internacional.

"Lo único que espero es que los líderes tengan madurez para entender que cada día que pasamos sin una solución para la crisis significa más gente sufriendo. Necesitamos tener la valentía de hacer lo que debemos hacer", afirmó el mandatario brasileño apenas arribó a la capital británica.

Tras su llegada, Lula da Silva se desplazó hacia el Palacio de Buckingham, donde participó en una recepción ofrecida por la reina Isabel II, y luego asistió a la cena con la que el primer ministro británico, Gordon Brown, homenajeó a los gobernantes que intervienen en la histórica conferencia.

Al desembarcar en la estación ferroviaria Saint Pancras de la capital británica, procedente de París, donde se entrevistó con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para consensuar posiciones frente a la cumbre, Lula se negó a anticipar las propuestas que llevará al encuentro: "Eso lo verán ustedes mañana [por hoy]".

No obstante, el presidente brasileño había afirmado en París que Brasil, igual que China, no quiere depender solamente del dólar norteamericano como moneda de referencia.

La semana pasada Pekín embistió contra Washington cuando el presidente del poderoso banco central chino llamó a abandonar el dólar como moneda de reserva mundial y sustituirlo por una divisa con garantías del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Me interesa que tengamos más de una moneda de referencia y que no sigamos dependiendo solamente del dólar", afirmó Lula, que sin embargo no informó si apoyará la propuesta china en la Cumbre del G-20.

Antes de su arribo a Londres, Lula coincidió con Sarkozy en alcanzar "un mínimo de regulación, considerando el desastre que ha representado la desregulación" financiera promovida años antes por Estados Unidos.

Lula enfatizó que corresponde a los participantes en la cumbre de Londres arreglar el sistema, para que las naciones pobres no sufran indebidamente. A pesar de llamar al encuentro "una reunión entre amigos", el presidente brasileño reconoció: "Será una reunión difícil porque no todos nuestros amigos piensan de la misma manera".

Tras la conferencia de hoy, Lula se reunirá con el presidente de China, Hu Jintao, un aliado estratégico con el que sostiene que la economía mundial debe evitar caer en el proteccionismo. Posteriormente mantendrá un encuentro con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Comentá la nota