Lula le pidió "un gesto" a Obama y que acabe con el bloqueo a Cuba

El jefe de Estado brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo ayer durante la visita de su colega cubano, Raúl Castro, que espera "un gesto" del presidente electo de EE.UU., Barack Obama, y es que "acabe con un bloqueo que no tiene ninguna justificación".
Obama "va a probar las diferencias del mandato que ejercerá si tiene algunos gestos", declaró Lula en Brasilia, y citó entre ellos una nueva política para América Latina, el Caribe y África, y el fin del bloqueo a Cuba, un país que, según dijo, "lo único que hizo de malo fue conquistar su libertad".

Según Lula, el Gobierno de Estados Unidos "debe decir cuál es la razón para el bloqueo" y los "gestos" no deben ser de Cuba, que, a su juicio, "no tiene que pedir perdón" por el embargo económico en su contra.

El presidente brasileño afirmó que en la reciente Cumbre de América Latina y el Caribe, que concluyó el miércoles en el balneario de Costa do Sauípe, percibió que "hay consenso" en toda la región en el sentido de que las sanciones contra Cuba deben acabar.

"La historia de los misiles soviéticos (emplazados en la isla a inicios de la década de los años 60) se acabó hace 50 años y hoy el mundo precisa vivir en paz, entender la diversidad, y vivir democráticamente", sostuvo Lula.

El líder brasileño reiteró que "la victoria de Obama significa mucho, porque no es poca cosa que un negro sea elegido presidente de Estados Unidos", pero insistió en que deberá haber "una diferencia en relación a América Latina".

También aseguró que "Cuba no tiene que hacer gestos".

"Es Estados Unidos el que tiene que hacer un gesto, porque fue Estados Unidos el que impuso el bloqueo, y el gesto (de Obama) debe ser decir que el bloqueó se acabó", afirmó.

El general Castro, por su parte, no pareció muy confiado en lo que pueda decidir el nuevo presidente de Estados Unidos.

"Hay que irse preparando, porque el bloqueo no tiene perspectiva", declaró a periodistas.

Según Castro, "el señor Obama dijo que se suavizará el bloqueo, pero también que se mantendrá el bloqueo, y eso es como la zanahoria y el garrote".

Afirmó que "el 50 por ciento de los ciudadanos" cubanos nació "bajo el bloqueo y las duras condiciones que impone", por lo que en Cuba todos están "preparados", tal como lo están para los huracanes que cada año arrasan el Caribe.

Asimismo, negó que La Habana vaya a "tener algún gesto", porque en el caso del embargo económico "es un país pequeño y agredido", que es objeto de "una incomprensible venganza contra un pueblo que no ha agredido nunca a Estados Unidos".

Dijo que recientemente recibió una carta de un ex presidente de Estados Unidos, que no identificó, que "anunciaba que se aproximan cambios" y que si tienen "algunos gestos, puede haber gestos".

Sin embargo, aclaró que su respuesta fue que "la época de los gestos unilaterales se acabó en Cuba", y que "los gestos ahora tienen que ser unilaterales", pero por parte de Estados Unidos.

Castro cumplió ayer una visita oficial a Brasilia, tras haber participado entre lunes y miércoles en las cumbres del Mercosur, del Grupo de Río y de América Latina y el Caribe, celebradas en el balneario brasileño de Costa do Sauípe.

El presidente cubano tiene previsto regresar a La Habana hoy mismo, después de una parrillada que ofrecerá Lula en su honor en la Granja del Torto, residencia campestre de la Presidencia brasileña, en la que Castro se aloja durante su estancia en Brasilia.

Comentá la nota