Lula lanzó un plan de viviendas con cuotas de 6 dólares

Lula lanzó un plan de viviendas con cuotas de 6 dólares
En Brasil lanzan un plan habitacional, de un millón de viviendas a ser construidas hasta 2010, que será fuertemente subsidiado por el gobierno federal. Prevé que los futuros propietarios solo comiencen a pagar después de ocupar las unidades y contempla para los sectores con ingresos de hasta 570 dólares (unos 2.000 pesos) un desembolso por mes que oscila entre 6 y 8 dólares (o sea, 21 a 28 pesos).
El presidente Lula da Silva, Lula consideró que subsidiar la vivienda para los más vulnerables sirve, en definitiva, para financiar el desarrollo. Considera que el programa tendrá un doble impacto: dinamizará la construcción y a través de ella generará empleo con fuerte efecto en el mercado interno; y al mismo tiempo, resolverá un problema social que viene de arrastre en Brasil y que es la carencia habitacional. El déficit de viviendas en Brasil llega a 7 millones de unidades y se concentra en las grandes ciudades, especialmente entre las familias brasileñas con salarios bajos a medios.

La meta global, que establece levantar 500.000 unidades este año y otras 500.000 el próximo, incluye también familias de clase media con un ingreso de hasta 1.950 dólares (6.800 pesos). Ayer la ministra jefa de la Casa Civil Dilma Rousseff, precandidata a la sucesión presidencial en 2011, dijo que el proyecto se basa en tres pilares: cuotas subsidiadas por el Estado que sean proporcionales a las entradas de las familias; un fondo de garantía de los contratos para eventuales problemas de pago y reducción del peso del seguro en las cuotas.

Rousseff sostuvo que en los años 90 las políticas fiscales y tributarias eran de corto plazo y basadas en las reglas del Fondo Monetario Internacional. Eso condujo a una virtual ausencia de políticas sociales y a un aumento de la concentración de los ingresos. "Fue un modelo que se caracterizó por un gigantesco estancamiento económico".

Ayer, en un discurso ante el Consejo Económico y Social integrado por todos los agentes económicos -desde empresarios a trabajadores pasando por economistas y profesionales en genera- Lula sostuvo que el gobierno mantendrá el crecimiento a toda costa en medio de las turbulencias financieras internacionales.

"No es con corte de gastos que se resuelve ese problema" subrayó el presidente brasileño. Dijo que tampoco se saldrá de ella " con bajas de salarios".

Lula fue categórico al rescatar el papel del Estado en la economía y volvió a reclamar una regulación del sistema financiero mundial.

Comentá la nota