Evo y Lula, juntos contra los narcos y bases de EE.UU.

Lula desembarcó en Bolivia en plena campaña. Pidió mayores controles antidrogas. De Morales espera una posición menos radical sobre Colombia.
Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y el de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, firmaron este sábado en la localidad de Villa Tunari, en la zona del Chapare del departamento boliviano de Cochabamba (centro), el protocolo del financiamiento de 332 millones de dólares para la construcción de una carretera en ese país.

La carretera conectará esa región con San Ignacio de Moxos, en Beni, dentro de la Amazonía boliviana.

Por su parte, Morales coincidió con el comentario de su colega brasileño, y resaltó que hay otros proyectos camineros para vincular el oriente con el occidente de su país, los que también facilitarán la vertebración en el continente.

La obra vial tendrá un costo total de 415 millones de dólares, 370 millones de los cuales serán financiados por el gobierno brasileño. Según datos técnicos, su construcción tardará unos 42 meses y la modalidad de entrega será llave en mano.

Lula había llegado a la localidad boliviana acompañado por una numerosa delegación oficial y los ejecutivos de la constructora brasileña OAS Limitada.

Allí se concentraron alrededor de 20.000 campesinos de la zona afiliados a la poderosa Federación de Cocaleros del Trópico de Cochabamba, base social y política de Morales y de donde surgió como dirigente sindical y después como presidente del Estado boliviano.

Lula y Morales tenían previsto además abordar temas como la regionalización de la lucha contra el narcotráfico, el uso de bases militares colombianas por Estados Unidos, la compra-venta de gas, y la explotación de litio en el Salar de Uyuni (Bolivia), según señalaron voceros de los mandatarios.

Comentá la nota