Lula: "No habrá caza de brujas en Brasil"

El presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva, defendió ayer la creación de una Comisión de la Verdad para investigar las violaciones a los derechos humanos de la dictadura militar y descartó que se trate de una "caza de brujas", tras la presión de las fuerzas armadas al proyecto.
"Nadie debe tener miedo de investigar la verdad de la historia de Brasil. Se puede hacer de forma pacífica como lo estamos haciendo. No se trata de una caza de brujas", dijo Lula a la TV local.

El presidente explicó que uno de los objetivos de la Comisión de la Verdad, incluida en el Programa de Derechos Humanos anunciado en diciembre, es que "140 personas que todavía no encontraron a sus parientes que desaparecieron tengan el derecho de hallar el cadáver y enterrar a sus familiares".

Lula cedió a la presión militar esta semana y retiró del proyecto de ley de la Comisión de la Verdad la frase "represión política", objetada por los jefes castrenses y el ministro de Defensa, Nelson Jobim. Los militares temen que sólo se los investigue a ellos y que haya impunidad para la guerrilla, a la que acusan de haber iniciado la violencia. El caso enfrentó a Jobim y al ministro de Derechos Humanos, Paulo Vannucchi. Ambos amenazaron con renunciar.

En Brasil, la dictadura no fue investigada judicialmente pues los acusados de violar derechos humanos están bajo el amparo de la Ley de Amnistía de 1979.

El presidente Lula dijo que el programa de Derechos Humanos que su gobierno propone debe pasar por el Congreso para su discusión, en referencia a los pasajes del plan que fueron objetados por la Iglesia Católica y el sector del agronegocio.

Comentá la nota