Lula aseguró que "no hay tercer mandato" y apoyó a su candidata

Lula aseguró que "no hay tercer mandato" y apoyó a su candidata
Rechazó así la re-reelección. Y reiteró que Dilma Rousseff es la elegida del PT.
Desde Beijing y poco antes de embarcar rumbo a Turquía, última etapa de su viaje, el brasileño Lula da Silva descartó su posibilidad de presentarse para una re reelección en 2010. "Yo no discuto esa hipótesis. Primero porque no hay tercer mandato y segundo porque Dilma (la ministra Rousseff, su candidata) está bien". A pesar de ser desalentada por el presidente, dista de disolverse la iniciativa de una reforma constitucional que habilitaría un tercer período para el jefe de Estado, los gobernadores y los intendentes de Brasil.

Ayer la ministra apareció ante la prensa después de recibir el alta hospitalaria. En una conferencia improvisada criticó a quienes hablan de la viabilidad de su candidatura y la relacionan con su dolencia. "Me parece de muy mal gusto mezclar una enfermedad que hoy es curable con cuestiones políticas" subrayó. Luego pidió comprensión para que estos días le ahorren su exposición. "Sé que soy una figura pública pero merezco un poco de privacidad", reclamó. Dijo que el lunes pasado, cuando se sintió mal, "fue muy feo, el dolor es siempre desagradable". Pero aclaró que no hubo otros efectos colaterales: "Ya voy por la cuarta sesión y no engordé, pero desgraciadamente no adelgacé", bromeó.

De cualquier manera, el llamado Plan B no ha desaparecido del escenario, aun cuando el presidente Lula da Silva haya ordenado a sus colaboradores impedir cualquier discusión sobre el tema. En la trastienda, los dirigentes del PT y su mayor aliado el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (la organización con mayor peso en el Congreso) continúan con sus conversaciones en la trastienda. Según sugirió el columnista político Kennedy Alencar se barajan varios nombres para un eventual reemplazo de la ministra Rousseff como candidata a las elecciones presidenciales del año próximo.

La lista de mencionados van desde el ex ministro de Hacienda y actual diputado Antonio Palocci hasta el actual ministro de Desarrollo Social, Patrus Ananias, y el gobernador de Bahía, Jaques Wagner. Los del Movimiento Democrático Brasileño también tienen candidatos para proponer: mencionan entre ellos al gobernador de Paraná Roberto Requião y al de Río de Janeiro, Sérgio Cabral.

Nada de eso impide que el diputado federal Jackson Barreto (del PMDB) presente a fin de mes la propuesta de enmienda constitucional que habilitaría la re reelección de Lula. Ya cuenta con 171 firmas de diputados y 16 de ellas pertenecen a miembros de los partidos opositores (el Socialdemócrata, el Demócratas y el Popular Socialista). La dirigencia parlamentaria no dijo ni sí ni no al proyecto. Ellos mismos afirman que no apoyarán explícitamente pero tampoco trabajarán en contra. Todo depende de la evolución de la enfermedad de la ministra Rousseff. "No nos pronunciaremos sobre el tema en ninguna dirección, ni en pro del proyecto ni como adversos a él", confirmó el titular del bloque del PMDB en la Cámara Baja, Henrique Alves.

Otro columnista político e historiador, Elio Gaspari, sugirió que "las tempestades nacen siempre en la periferia", por lo que es lógico que el proyecto que prevé el referendo popular para la re reelección provenga de un diputado (Barreto) que dista de figurar en las primeras filas del liderazgo oficialista en el Parlamento. Para Gaspari existen fuertes señales que sugieren a la re reelección como la carta que se guarda el PT y sus aliados si la enfermedad de la ministra la saca del ruedo electoral. Gaspari expresó que "conseguir la aprobación de los tres quintos del Congreso (para la reforma constitucional) puede suponer dificultades". Pero también evaluó que la iniciativa no se decidirá sólo con las mayorías parlamentarias sino que puede adquirir fuerza "con los ruidos estridentes de las calles".

Hay quienes subrayan que Lula permaneció silencioso sobre el tema más tiempo de lo esperado. El siempre sostuvo que 8 años eran más que suficientes para estar en la presidencia del país y que quería retirarse con el prestigio alto. En ese sentido, ésta debe ser su hora más difícil: no hay, en principio, candidatos que posean la altura política de Rousseff.

Comentá la nota