Luján es el segundo municipio con mayor presión fiscal sobre el comercio

Un informe dado a conocer este miércoles por la Cámara Argentina de Comercio, muestra al municipio de Luján detrás de San Isidro en el ranking provincial donde las tasas y los impuestos genera desventajas competitivas para el sector comercial.
Luján es uno de los distritos de la Provincia de Buenos Aires que más presión fiscal ejerce sobre los comerciantes con alícuotas del 1,03 por ciento sobre la facturación total, y está a tono con muchos de los municipios bonaerenses que aumentaron sus indicadores tributarios, en promedio, en un 45 por ciento en los últimos seis años.

El dato se desprende de un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), presentado este miércoles por la Cámara Argentina de Comercio (CAC). Destaca que en Argentina un comerciante debe destinar el 8,46 por ciento de sus ventas totales para cumplir con sus obligaciones fiscales, promedio que supera a todos los países de la región, e incluso a varias potencias mundiales.

Según el análisis, realizado por el economista Nadim Argañaraz, "la causa de la mayor presión existente en Argentina, además de ser consecuencia de alícuotas impositivas elevadas, proviene de la estructura de financiamiento de los diferentes niveles del Estado".

Esto se debe a que las tres estructuras administrativas como son Nación, Provincia y Municipios aplican diferentes imposiciones sobre la actividad comercial, destacándose el impuesto a los Ingresos Brutos (IIB) de las provincias y la Tasa de Seguridad e Higiene de los municipios, ya que ambas gravan lo mismo.

Para Argañaraz, esta situación, "que se acentuará durante 2010", se da porque con la crisis "la Nación está cada vez más renuente a ceder fondos extra a las provincias, y estas siguen buscando mecanismos para financiarse de los mismos sectores".

El trabajo destaca que, sumadas las alícuotas municipales y provinciales, Buenos Aires posee una carga tributaria sobre el comercio del 3,9 por ciento sobre un promedio nacional del 3,1, y se ubica segunda después de Entre Ríos, con un punto porcentual más.

Además, la Provincia es el distrito con la tasa más alta de IIB, con un 4,5 por ciento de imposición sobre un promedio del 3 por ciento; seguido por Córdoba (4 por ciento), Entre Ríos, San Luis y Santa Fe (3,5 por ciento).

Este impuesto representa un 70 por ciento de los ingresos provinciales, seguido por los impuestos inmobiliarios y los sellos, con un 9 por ciento, y el impuesto automotor, con un 6 por ciento.

PRESIÓN MUNICIPAL

En tanto, los municipios aplican en su jurisdicción diferentes tipos de impuestos sobre la actividad comercial, entre los que se destaca la Tasa de Seguridad e Higiene que, por su forma de aplicación, opera en el mismo sentido que el IIB.

El 70 por ciento de las comunas cobra el impuesto sobre un porcentaje de las ventas, mientras que el resto lo hace con un monto fijo. Los primeros, en conjunto, aplican un impuesto que representa un 0,73 por ciento del total de los ingresos, mientras que en el caso de los segundos, representa un 0,4 por ciento.

Sin embargo, dentro de esos grupos hay un universo muy variado de imposiciones, de acuerdo a la voluntad de cada comuna, lo que genera desventajas competitivas muy grandes. Por caso, Almirante Brown, con un 2,02 por ciento de alícuotas municipales, cobra 10 veces más que Azul, el municipio bonaerense que menos imposiciones aplica a los comercios.

En el medio se encuentran distritos como San Isidro (1,42 por ciento), Luján, (1,03), Mar del Plata (0,87), Bahía Blanca (0,82), Pergamino y Chivilcoy (0,67), Tandil (0,48), Olavarría (0,46), Necochea (0,45) y Junín (0,31).

En los municipios, la presión fiscal aumentó en el período 2002/2008 un 45 por ciento en promedio: 25 por ciento para aquellos que emplean un sistema de porcentajes sobre la actividad, y un 66 por ciento para los que imponen un monto fijo. Sin embargo, Buenos Aires es la séptima provincia en el promedio de cargas tributarias municipales, precedida por Entre Ríos, Tucumán, Santa Fe, Córdoba, Salta y Misiones.

OTROS SECTORES

Argañaraz destacó que, en comparación con otros sectores, el sector comercial paga un 0,9 por ciento más que el conjunto de las actividades, y señaló que mientras que el sector primario paga una carga total del 0,6 por ciento de sus ventas brutas netas de IVA y la industria un 0,9 por ciento, el comercio aporta un 2,5 por ciento.

Además, resaltó que "la carga tributaria que ejercen las provincias y los municipios no resulta un tema para nada menor, no sólo por la carga que se impone a las empresas y consumidores, sino también por las distorsiones que introducen el tipo de tributos cobrados y la heterogeneidad con la que se aplican", y pidió una reestructuración del sistema fiscal para subsanar esta situación.

El informe elaborado en base al trabajo de investigación, denominado "La Carga Tributaria sobre el Sector Comercio", demuestra que entre los municipios que cobran montos fijos, lideran el ranking de carga tributaria los de San Isidro seguido por Luján, Santiago del Estero y Tigre. Siendo los de menor carga lo municipios de Roque Sáenz Peña, Maipú y Río Gallegos.

Como conclusión, el estudio realizado pone de manifiesto que una persona física o jurídica dedicada a la actividad comercial en Argentina debe destinar un mayor porcentaje de sus ventas brutas a cancelar obligaciones tributarias y por consiguiente enfrenta un mayor riesgo de verse afectado por un costo impositivo superior.

Por lo tanto en las conclusiones señala: "Claramente, el desafío pasa por encontrar un nivel de alícuotas de todos los impuestos competitivo con el resto del mundo, cuestión que debe encararse en el marco de una reforma tributaria integral (Nación, Provincias y Municipios) y de una nueva ley de coparticipación federal de impuestos, instituciones que deben posibilitar una adecuada prestación de bienes públicos a un costo de financiamiento razonable y en línea con los estándares internacionales".

Comentá la nota