Luján fue el destino elegido por miles de turistas

Domingo y lunes, los autos estacionados en la Avenida Nuestra Señora de Luján llegaron hasta la rotonda Ana de Matos. Ante un fin de semana signado por el mal tiempo, Luján salió beneficiado.
Fue un fin de semana atípico: Luján, con la imprevisible ayuda del clima, recibió un verdadero aluvión de turistas que llegaron con fines religiosos, de esparcimiento o para mezclar ambas motivaciones. Desde la Dirección de Turismo de Luján no pudieron precisar la cantidad de gente que llegó a estas tierras, pero aseguraron que "fue más que la esperada para una fecha como ésta", dijo el responsable del área, Eduardo Cimolai.

En el balance, el sábado fue el día más flojo, aunque para nada despreciable. El domingo y el lunes, la zona histórico-basilical fue un hormiguero de turistas, con una imagen que reflejó a las claras la cantidad de gente que se acercó: en esos días, el estacionamiento sobre los márgenes de la Avenida Nuestra Señora de Luján –desplazado un par de cuadras desde que se modificó la plaza Belgrano- se extendió hasta la rotonda Ana de Matos y el cruce con la ruta 7.

"La evaluación sobre la cantidad de gente que se acercó al partido de Luján es muy buena. Realmente fue un fin de semana atípico porque no suele ser muy bueno para Luján. En general, la gente elige irse a la costa atlántica o a otros destinos, pero esta vez no ocurrió o, en todo caso, no se notó", dijo Cimolai, quien se excusó de no poder dar cifras "porque estamos trabajando con la UNLu para definir un sistema de determinación de cifras de visitantes".

"El sábado, aunque fue un tanto más flojo, fue llamativa la cantidad de gente que anduvo por la ribera y también sorprendió la cantidad de gente que vino el lunes", señaló el funcionario.

Cimolai destacó que la oleada de visitas también generó un alto impacto en localidades como Open Door y Carlos Keen, que suelen atraer con sus ofertas gastronómicas.

"Creemos que nos ayudó el pronóstico de mal tiempo para amplias zonas del país. Aquellos que planificaban un viaje desde el sábado y se encontraban con mal tiempo, lo suspendieron y optaron por destinos cercanos, como Luján", dijo el director de Turismo.

No obstante la posibilidad que presenta a Luján como sitio para "una escapada" de aquellos que viven en el conurbano o la Capital Federal, Cimolai dijo que "algunos operadores del rubro hotelería me informaron que tuvieron más gente que en otros fines de semana. Es decir que hubo gente que se quedó todo el fin de semana".

El funcionario también marcó una diferencia particular a la hora de hablar de la clase de turista que llegó a la ciudad. Si bien Luján se caracteriza por ser una plaza atractiva para todas las clases sociales, Cimolai dijo que "cada vez más se evidencia que aquellos que llegan antes del mediodía tienen un poder adquisitivo más alto que los que arriban después del mediodía".

"Los que vienen a la mañana suelen visitar la Basílica y después eligen restaurantes de la zona o de las localidades para almorzar. En cambio, quienes llegan a la tarde ya almorzaron o se arreglan con viandas y realizan gastos significativamente menores", dijo el director de Turismo, basado en "mera observación". Aporta a esta amplitud de turistas el hecho de tener en Luján opciones para todo poder adquisitivo, ya que hay comercios de diferentes rubros con precios que se adaptan a cada bolsillo.

Con este fin de semana largo de llamativa concurrencia, Luján extendió una serie de sábados y domingos de multitudinarias visitas por la realización de las peregrinaciones a Caballo y Juvenil.

Ahora, en lo que resta del calendario, como fechas fuertes se vislumbran la peregrinación de los italianos en noviembre y el Día de la Inmaculada Concepción de María el 8 de diciembre. Pero desde la comuna anunciarían una serie de actividades para mantener alta la oferta local en lo que falta del año y potenciar destinos cercanos del partido que aún no son muy explotados.

Comentá la nota