Luís Rivero cree que la mayoría de los productores confía en el gobierno

El secretario general del Movimiento Agrario Formoseño admite que se esta registrando una disminución de los cultivos de algodón .
En su carácter de secretario general del Movimiento Agrario Formoseño, MAF, Luís Rivero dijo que pese a los efectos generados por la precariedad de lluvias y la baja de los precios internacionales del algodón, cultivo que culturalmente forma parte de las preferencias de los pequeños productores, hay esperanza de que la situación cambien, ya se está pensando en los cultivos de invierno y que la mayoría tiene confianza en el apoyo y acompañamiento del gobierno provincial.

"Están los que desalientan a los productores haciéndoles notar que la vivienda que pidió no le llega nunca, que le mintieron, que fueron simples promesas de políticos. Pero el productor es paciente, espera y cree en su gobierno porque el formoseño de por si es agradecido y el pequeño productor es consecuente con quien le tiende una mano", explica.

"Entre el agorero que le caliente la oreja y el gobierno que les promete, el productor cree y espera porque en ese transcurso va viendo los beneficios", insiste.

Revela Rivero que los que se encargan de desalentar a los productores lo puede apreciar en la provincia pero también en su propio pueblo de San Martín Dos. "Al tratar de desalentarlos no miden las consecuencias sobre cuanto daño les puede causar a una familia campesina con el fin de desacreditar a un gobierno. Porque desalentar a un productor, decirle que no se le va a hacer la casa o ayudarlo en la campaña es lo mismo que decirle que no tiene sentido vivir en la chacra es un perjuicio enorme ya que la política para sumar votos no pasa por esos comportamientos"", precisó.

La diversificación

Admite que se esta registrando una disminución de los cultivos de algodón. "Esto lo sentimos los formoseños porque culturalmente somos algodoneros y lamentablemente la mayoría de lo que sembró se ha perdido. De todos modos, se fueron abriendo otras posibilidades a través de la diversificación productiva en lo que incluyo también a la ganadería ya que no son pocos los que se dedican a actividades mixtas", refirió.

"Esto ha permitido algún tipo de salida ya que si a lo mejor se ha perdido en las chacras le quedó el otro sostén. De todos modos no quiero que se me interprete de que estoy diciendo que está todo bien. Creo si que hay una pequeña esperanza, los productores preguntan por ello y esto es lo que, según lo que se nos informa, es lo que está buscando el gobierno de la provincia, es decir un apoyo a nivel nacional para el sector productivo", reflexionó.

En ese sentido, Rivero destacó la predisposición de la provincia de generar el apoyo necesario para aprovechar las ganas de trabajar del productor formoseño al que se lo asistió con semillas y en algunos casos con créditos para la compra de combustibles, mientras que los más pequeños tuvieron la oportunidad de volver a recibir recursos del Fondo Fiduciario provincial-FONFIPRO- y algunos otros no se quisieron arriesgar, como el caso de algo más de 400 medianos que estaban habilitados para tomar el préstamo y de los cuales solamente se jugaron no más de 70.

"Esto demuestra que hay buena predisposición de parte del gobierno. Pero ante esta realidad, hay que buscar una salida, hay que buscar un paliativo para el productor porque nosotros creemos que de esta manera recupere bríos y levante el ánimo de nuevo para seguir en el surco del trabajo", enfatizó.

La convivencia

Sobre la convivencia de los distintos sectores representativos del campo en la Mesa Agrícola, Rivero sostiene que "hay un trabajo serio en una mesa de dialogo que es permanente y en la que cualquiera de las entidades tiene alguna inquietud siempre el ministerio de la Producción esta predispuesto a sentarse a dialogar con las entidades. No existe burocracia, no existe distanciamientos entre las entidades y el gobierno".

"Hoy se puede dialogar y nos encontramos los representantes de DEPROA, MAF y Federación Agraria para discutir exclusivamente sobre la cuestión agrícola, aunque en la actualidad han cambiado las cosas ya que hay productores mixtos, porque la mayoría hace ganadería mayor o menor", reconoció.

Admite Rivero que "muchas veces hay discusiones fuertes entre nosotros porque estén en juego distintos intereses algunos de los cuales son de préstamos, otros son más productivos o referidos a lo social y en nuestro caso que defendemos al sector "paippero", es decir el pequeño que no es el que toma créditos, el que discute sobre los aportes a la AFIP, no habla de los intereses bancarios".

No vender las tierras

"Nuestros asociados son aquellos que necesitan producir para poder mantener a sus familias, para educar a sus hijos, para mejorar. Y nuestra gran preocupación tiene que ver con el deseo de que los pequeños productores sigan trabajando ,que vuelvan a sembrar porque hay una fuerte demanda de compra de tierras en la provincia y no queremos que vendan sus bienes", describe.

El secretario general del MAF reconoce que esa tendencia ha decrecido en los últimos tiempos y ha disminuido la demanda de tierras.

Al preguntársele que hace la entidad que preside para desalentar las transacciones, dijo que " tratamos siempre que nuestros productores entiendan que son productores y que no son comerciantes....que no son hombres que están habituados a vivir en la ciudad y esto lo digo porque vivimos muchas experiencias y vemos familias enteras que vendieron sus campos para instalarse en la ciudad y después regresaron al interior".

Hace notar que cuando se produce ese regreso se advierte un comportamiento controvertido ya que o es hombre de ciudad como tampoco vuelve sentir apego por el trabajo rural.

Sobre las razones que lo llevaron a tomar esa decisión dijo que en la mayoría de los casos es porque les fue mal en las siembras, se llevo desilusiones por la sequía o el bajo precio de sus producciones o porque el exceso de lluvias generó la invasión de malezas que terminaron con sus cultivos, o también alguna oruga que no pudo manejar a tiempo y perdió la cosecha.

"Pero con esos antecedentes, estoy convencido que el productor no debe vender su campo. Si miramos lo que ocurrió en el pasado, seguramente que los que somos productores teníamos que haber vendido nuestros campos. Hoy no porque se dan en Formosa las mismas condiciones para producir que aquellos que viven en el centro del país, se están creando las condiciones para producir", reconoció.

Luís Rivero incluyó en la nomina de cuestiones favorables a los réditos de la política de manejo de los recursos hídricos, al mejoramiento de la calidad de la energía eléctrica y de los caminos, así como también la disponibilidad de comunicaciones modernas.

"Tiene todo a mano para afirmar que esta en condiciones de producir como cualquier otro productor del país o del mundo. Lo que a lo mejor le esta faltando un poco de apoyo técnico o de capacitación. Pero también hay casos en que les falta decisión para reconocer que puede cambiar la manera de trabajar y de vivir a partir de la producción, que puede comenzar a ofrecer productos diferentes a los que mostraba antes, que es posible dejar de estar pendientes del algodón para buscar otras alternativas que también son rentables en un mercado demandante", manifestó.

El dirigente reconoce que está hablando de pequeños productores de dos y tres hectáreas, aunque hizo notar que asociados son numerosos y las ofertas productivas más que importantes.

Compañía del Paippa

Reconoció que el Instituto Paippa esta acompañando en esa propuesta asociativa y también en las nuevas formas de cultivos al distribuir equipos para riego, por ejemplo.

Sobre cual es la visión de los productores acerca del propósito oficial de acompañarlos, Rivero considera que "los pequeños son los que mas reconocen, son los mas agradecidos de todos, el que mira, observa silenciosamente y valora que esta sostenido, contenido por el gobierno provincial porque tiene el medico y los medicamentos gratuitos, la escuela rural primaria y secundaria en la chacra que les permite estar con sus hijos y quedarse en su pueblo sin necesidad de trasladarse a otro lugar para que se eduquen, se están construyendo viviendas rurales y aun que se trata de algo que no les puede llegar a todos a la vez forma parte de un proceso que no se detiene.

Comentá la nota