San Luis le presta a Macri y sale a pelear contratos de obras públicas

La billetera puntana de los Rodríguez Saá cotiza el doble en tiempos de crisis. Para el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, los fondos que llegaron de San Luis fueron un alivio ante el derrumbe de la recaudación local y la proximidad de las elecciones. Pero los 30 millones de pesos en Letras que los puntanos compraron tienen una doble contrapartida: a la tasa de 16% que deberá pagar la Ciudad se suma el compromiso de permitir la participación en licitaciones de obra pública de Construcciones San Luis, la firma provincial que realiza obras de infraestructura.
La Ciudad Autónoma de Buenos Aires cerró un convenio de colaboración con San Luis que prevé la inclusión en licitaciones destinadas de obras de infraestructura, especialmente en materia vial, una política que los puntanos también expandieron a otros distritos. Desde el gobierno de Macri, detallaron que el aporte financiero sería de hasta 100 millones de dólares.

Para lograr la luz ver en las licitaciones de obra pública, el gobierno de San Luis incursionó en la compra de Letras del Tesoro que desde hace unas semanas comenzó a emitir la Ciudad de Buenos Aires en el mercado financiero. Hasta el momento, San Luis destinó $ 30 millones a la compra de títulos que tienen una tasa de 16% y un plazo de 90 días renovable. La disponibilidad de fondos a futuro dependerá del programa de inversión en títulos públicos a corto plazo.

El Presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires estableció para 2009 un déficit de 737 millones de pesos. La cifra no incluyó aumento a docentes y empleados públicos, ni tampoco contempló el deterioro de los ingresos públicos como consecuencia de la crisis financiera internacional. Según estimaciones privadas, el rojo porteño más que duplicaría lo presupuestado y superaría los $ 1.500 millones.

La firma Constructora San Luis (SAPEM, según las siglas de Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria) logró cerrar convenios similares en los municipios de Ullapes, en La Rioja, y de San Carlos en la provincia de Mendoza. Aunque la autopista que unirá Villa Mercedes con La Pampa aminoró el excedente de San Luis para entablar vínculos financieros y acuerdos políticos con otras provincias, el objetivo es avanzar con nuevos convenios. "La idea es expandir este tipo de negociaciones bilaterales pero por ahora no hay otras provincias", comentaron desde San Luis. Los acuerdos incluyen cooperación en asesorías, compras de medicamentos y servicios de alta complejidad. "Nosotros somos el verdadero PJ. Los disidentes son ellos", concluyeron allegados al gobernador Alberto Rodríguez Saá en relación al kirchnerismo.

Comentá la nota