Luis Patti habló a sus seguidores desde Marcos Paz

El lider del PaUFe, Luis Patti dio un extenso mensaje a sus seguidores, que con motivo de la inauguración de una casa partidaria se habían congregado para escucharlo. Fue el sábado pasado pocos minutos después de las 20 horas.
Con el interior de la casa partidaria colapsada por los seguidores mas cercanos, los militantes ganaron la calle. Mucha gente conocida y que uno puede caratular sin riego a equivocarse de fieles seguidores. También llamó la atención la ausencia de algunos que en otras épocas oficiaban de pregoneros oficiales del pattismo ortodoxo.

También, tímidamente, muchos de los que hasta hace poco se habían guardado, aparecieron entre la multitud.

Los que se jactan de llevar chapa de "incondicionales" caminaban de un lado para otro como en las primeras y tan lejanas reuniones que permitió al ex comisario arrebatarle la comuna a Fernando Valle.

Corrió mucho agua bajo el puente y el partido que parecía a prueba de balas como los chalecos que supo usar su lider, hizo agua. Muchos apresurados creyeron que después de la estampida que produjo la seducción de la billetera Kirchnerista , el experimento político de un simple agente de seguridad había llegado a su fin.

Los que vimos al PaUFe nacer y mas aún vimos a Patti llegar a Escobar a los pocos días de salir de la escuela de Policía, pensamos que vendría después del Pattismo. Y mas aún, si podría haber Pattismo sin Patti.

Al haberles arrebatado la comuna, sus adversarios le han dado al PaUFe la posibilidad de arrancar de nuevo desde el llano. Desde la humildad.

Los discursos que hoy uno puede escuchar de este, a veces enigmático partido, dista mucho de los que tronaban hace unos años.

Arrancar desde la humildad, implica que la próxima escala en la rueda de la vida es el trabajo que lleva al éxito.

El PauFe estuvo parado mucho tiempo sobre el éxito que lo llevo a la soberbia, un casillero anterior a la guerra.

Pasado y presente

A pesar de ser un personaje perseguido por el pasado, Luis Patti pudo conciliar y encolumnar todos sus afectos en unos pocos metros cuadrados y juntarlos en este presente. Sus cuatro hijos, su ex esposa y la actual. Sus primeros seguidores, sobre los que fundo su sueño político y sus nuevos cuadros en los que pretende rehacer su partido.

Todos ellos para escuchar su arenga, no muy distinta de las que uno siempre escucho, pero con un matiz distinto.

En el presente esta su hijo mayor, que mas que el Caballo del comisario es el Caballo de Troya desde donde van a salir, cuando el adversario duerma su sueño de gula, la avanzada de recuperación.

Comentá la nota