Luis Márquez: "La intención es que estemos todos los gremios unidos"

Después de la destitución de Roberto Picco, habla de la unión de todos los sindicatos en una sola CGT. Quiere que la política y el gremialismo corran por carriles diferentes. El viernes habrá un gran acto.
Sus palabras medidas y la tranquilidad de su tono contrastan con el prejuicio de pensar en el hombre que representa a los 5.000 afiliados de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y que acaba de hacerse cargo de la CGT de Mendoza, después de un proceso de destitución del ex secretario general, Roberto Picco.

No es la primera vez que está al frente del movimiento obrero y ya ha soñado con reunificar los gremios mendocinos. Cree que -ahora y junto con 40 sindicatos más- está a punto de lograrlo.

Tal vez por eso, la frase que Luis Márquez no deja de repetir es "tienen que estar todos". El lunes pasado, el hombre pasó de secretario adjunto de la CGT a secretario general, en una movida generada por la mayoría de las agrupaciones que se cansaron del personalismo de Picco.

Ni él ni sus compañeros han perdido el tiempo ya que el viernes hubo una gran reunión para comenzar a establecer las bases de la unificación. Incluso, con las agrupaciones que, hasta ahora, se habían quedado afuera de la Confederación.

-Sería histórico si logran juntarse todos.

-Esa es la idea pero también que seamos respetuosos de la persona que elijamos. Acá la figura del secretario general es circunstancial. Tiene que liderar pero esto es un trabajo en equipo. Es lo que hoy pensamos que podemos lograr. Además, queremos que la unión no sea sólo para la foto sino para trabajar por los problemas de los trabajadores.

-¿Salieron fortalecidos del plenario en el que sacaron a Picco?

- Sí, nos ha fortalecido. Más allá de que a uno no le gustan las palabras que él usó como que somos golpistas o que de esto participó el Gobierno o Alejandro Cazabán.

-¿Y participó?

-Lo desmiento totalmente. Solo estuvimos los secretarios generales adheridos y punto. Tampoco tenemos relación con Julio Cobos, más allá de que respetamos su investidura.

-¿Cómo definen su relación con el Gobierno provincial?

-La definimos intermedia. No tenemos una fluida conversación pero a partir de ahora vamos a intentar hablar más con nuestro gobierno para que nos escuche y sepa de los problemas de los trabajadores. Hay varios temas para tratar.

-Pero ustedes se enojaron cuando Picco habló mal del gobernador Jaque...

-Cuando uno toma decisiones de hablar del señor gobernador o de cualquier ministro debe haber un plenario que lo avale. El enojo aparece porque él habló en nombre de la CGT sin respetar esa organicidad del movimiento obrero.

-¿Cómo han trabajado con este Gobierno?

-La verdad es que no hemos trabajado muy codo a codo. En parte por las mismas dificultades que existieron en la comunicación y en el liderazgo de nuestro movimiento. Con quien hemos entablado mucho diálogo ha sido con el ministro de Gobierno, Mario Adaro, y con el secretario de Trabajo, Jorge Gabutti. Ellos siempre han estado dispuestos al diálogo.

Márquez relata que la decisión de no esperar hasta marzo para pedir que Picco diera un paso al costado se debió a que vieron "que venían tiempos difíciles" y era preciso comenzar lo antes posible a trabajar. En esta línea, los sindicatos acordaron diferenciarse del secretario saliente e intentar llevar la política y el trabajo gremial por separado.

"Por ahora, vamos a comenzar a llevarle sugerencias al Gobernador para que mejoren varios aspectos relacionados con los gremios. Otra de las cosas a las que apuntamos es a la vivienda para los trabajadores y ya pedimos una reunión con el ministro Raúl Mercau para ver qué vamos a hacer con los obreros afectados por el cierre de las fronteras de Brasil", enumeró.

-¿Es más fácil la relación con un gobierno justicialista?

-Hay que aclarar que la CGT no tiene ideología política ya que allí se nuclean todos los gremios. Por otra parte, tenemos un brazo político que es el de las 62 Organizaciones y que es la entidad que puede salir a hablar del tema político. Anoche decidimos que lo político y lo gremial van a ir por carriles separados.

-¿Qué relación tienen con Hugo Moyano?

-Para nosotros, la de Moyano es la única CGT y la mayoría de los gremios estamos confederados ahí. Esta semana viajará una comisión para llevar las actas del plenario de destitución y los nombramientos temporarios. Estamos tranquilos en ese sentido.

- ¿Y su postura con respecto al kirchnerismo?

-Si Kirchner o Duhalde es lo que vamos a definir cuando armemos la 62. Primero hay que ver cómo se decide el tema político en la provincia y ahí empezaremos a delinear para ver los candidatos que presenta el peronismo por lo que tendremos que consensuarlo y acompañarlos.

Comentá la nota