Luis Juez: "Vamos a morderle el corazón al poder K"

Luis Juez: "Vamos a morderle el corazón al poder K"
Verborrágico e irónico, el candidato a senador repartió críticas sin piedad; en una entrevista con lanacion.com, acusó al radicalismo y al PJ de destruir Córdoba y se mostró confiado en ganar el domingo
CORDOBA.- Cientos de vecinos se agrupan en una plaza de la seccional N° 13 de esta ciudad. Se escucha un conocido reggaeton de campaña. Una mesa con facturas y mate funciona como centro de reunión. Desde un megáfono, un militante grita: "Ahí viene, está llegando...Con su humildad, sencillez y también, ¿por qué no?, con su humor, Luis Juez". Empiezan los aplausos en un nuevo acto de campaña.

En un escenario modesto, el ex intendente de la ciudad de Córdoba y candidato a senador por el Frente Cívico recibió a lanacion.com luego de dialogar con vecinos. Tras rogarles que lo acompañen "pregonando y predicando", el dirigente disparó contra casi todos los sectores políticos. Además, volvió a advertir sobre la posibilidad de una "estafa electoral", dos años después de los cuestionados comicios en los que perdió la gobernación contra Juan Schiaretti, en un clima de fuerte tensión por sus denuncias de fraude.

Con verborragia e ironía, aprovechó cada segundo para embestir contra varios dirigentes del gobierno nacional, contra sus contrincantes en los comicios y, particularmente, contra el radicalismo, a quien había intentado seducir con anterioridad para llegar a un acuerdo electoral, pero fue rechazado.

Como no podía ser de otra manera, la entrevista empezó y terminó con una serie de bromas, que generalmente apuntaron a descalificar a sus oponentes políticos. "La diferencia que nos dan las encuestas no es producto de que nos hayamos vuelto rubios de ojos celestes, ni midamos 1,90 metros, ni porque estemos gastando un centavo en publicidad, sino porque hemos trabajado, nos hemos contactado con la gente y hemos aprendido de los errores que cometimos cuando confiamos que la democracia por sí sola nos iba a custodiar los votos", exclamó, casi sin voz, y con mate en mano. "Nos robaron [las elecciones de 2007] porque fuimos muy confiados", reiteró.

Se lo ve acelerado y ansioso. Las encuestas vislumbran su triunfo en los próximos comicios. Así, su partido obtendría dos bancas en el Senado de la Nación. Una para él y la otra para Norma Morandini. En tanto, encabeza la lista de diputados Gumersindo Alonso, ex secretario de Agricultura del gobierno menemista.

Propuestas. Son seis los proyectos de ley que presentará si obtiene la banca: la modificación del Consejo de la Magistratura; la derogación de los superpoderes y de los fondos fiduciarios "que maneja [el ministro de Planificación Federal] Don Julio De Vido"; la modificación de la ley de coparticipación; la creación de un "Indec federal" y la derogación de la SIDE.

Sus dardos fueron dirigidos contra blancos de lo más diversos. Néstor y Cristina Kirchner, Julio De Vido, Guillermo Moreno, Ricardo Jaime, Diana Conti, Carlos Kunkel, Daniel Giacomino, Ricardo Alfonsín, Oscar Aguad, y sus contrincantes, los candidatos Ramón Mestre (UCR), Eduardo Mondino (Unión por Córdoba) y Eduardo Accastello (Frente para la Victoria), entre otros.

"Vamos a morderle el corazón al poder K, que es la caja que maneja Don Julio De Vido, que son los fondos fiduciarios. Tenemos que amputar el manejo de fondos discrecionales que tienen hoy De Vido, Jaime y una banda de sinvergüenzas que con esos fondos hacen lo que se les ocurre, humillan a los pueblos", lanzó.

Respecto de la inflación, disparó: "A Kirchner todos los días le cuentan una película, le dicen que la inflación es del 0,4%, que el último bimestre crecimos 2,7%. Ningún país serio crece con un organismo de estadística manejado por punteros políticos".

- Si bien el PJ va dividido en estas elecciones, cosa que a ustedes los beneficia, ¿cómo evalúa el hecho de no haber alcanzado un acuerdo con los radicales en la provincia?

- A nosotros no nos beneficia que el PJ vaya dividido porque no va dividido. [Eduardo] Accastello y [Eduardo] Mondino son dos caras de una misma moneda. Una cara más apacible, dicen que menos kirchnerista, pero es mentira porque en 10 años, para ser reelecto defensor del pueblo, [Mondino] necesitó del acompañamiento de [Néstor] Kirchner. Y Accastello es el intendente más alcahuete que tiene el kirchnerismo en el interior del país, después de Giacomino. Con respecto al radicalismo, el Acuerdo Cívico nació en Córdoba, pero la mezquindad partidaria de un puñado de dirigentes encabezados por Ramón Mestre y Oscar Aguad terminaron pudriendo las posibilidades de ir juntos porque a Córdoba el radicalismo lo sigue manejando Eduardo César Angeloz, que fue para Córdoba tan nefasto como [José Manuel] De La Sota y Schiaretti. A Córdoba la destruyeron, la paralizaron. Mientras al radicalismo lo maneje Angeloz es muy difícil que podamos tener un acuerdo serio e institucional con un partido que de centenario lo único que tiene son los años, pero que no aprendió de los errores.

- Vino Ricardo Alfonsín a la provincia para apoyar al candidato radical ¿Cómo lo toma usted, que promovió un acuerdo con ellos y lo rechazaron?

- Ricardo Alfonsín es Alfonsinito, igual que Mestre, que es Mestrito. A Ricardo Alfonsín le faltan kilómetros para ser Alfonsín, igual que a Mestre, que le queda grande el apellido y mucho más grande la historia. Pero vino [Elisa] Carrió el otro día y estuvimos con [el gobernador de Santa Fe, Hermes] Binner. Estas son las contradicciones que tiene la UCR de Córdoba. Le ofrecimos [a la UCR] el segundo senador y 3 diputados de los primeros 5, mucho más de los que van a sacar.

- Mestre y Mondino pelean según las encuestas el segundo lugar, ¿con quién preferiría compartir una banca?

- El problema de los segundos y terceros es de ellos, que se maten. Durante estos últimos 25 años de democracia uno y otro tuvieron sus posibilidades. Se dividieron este período casi por mitades: el radicalismo por tres períodos con Angeloz y el peronismo con [José Manuel] De la Sota y Schiaretti. Córdoba, que hace 25 años era el faro que iluminaba el interior del país, con la dirigencia política que tiene, con un montón de inmostrables, ha sido paralizada, así que nos da exactamente lo mismo porque en 25 años nunca defendieron al pueblo de la provincia.

- ¿Cómo ve la pelea que encabeza el kirchnerismo a nivel nacional?

- El 28 tenemos una oportunidad maravillosa de darle equilibrio a una Argentina desequilibrada. Si caemos en la lógica del kirchnerismo, que son ellos o el caos, la gente tiene miedo y, si la gente tiene miedo, el pobre vota con la panza y el rico con la billetera. Necesitamos que la gente vote con la cabeza. Si eso ocurre, la Argentina puede tener un gobierno equilibrado, una Presidenta a la que obliguemos a dialogar, un Gobierno que deje de inventarse todas las semanas un enemigo. Tenemos un presidente que es un desequilibrado, que gobierna detrás de un biombo.

- ¿En el 2011 volverá a pelear por la gobernación y renunciará a su mandato como senador?

- No sé si voy a ser el candidato a gobernador, lo que sí sé es que un dirigente del Frente Cívico será el próximo gobernador de Córdoba.

"No queremos hacer la colimba en el ejército de Cristina"

La foto del 2 de septiembre de 2007 en la que el juecismo sólo festejó el triunfo del hoy intendente Daniel Giacomino en la ciudad de Córdoba, sólo quedó en eso, en una foto. Meses después, vino la guerra. Hoy el intendente, de buen vínculo con el Gobierno, mantiene una feroz batalla verbal con el líder del Frente Cívico y se convirtió en el blanco de las mayores críticas juecistas.

"Giacomino tiene más desprestigio que el Gordo Valor y no le puede juntar ni un voto a Kirchner", opinó el candidato. Al ser consultado sobre la denuncias del intendente, que lo acusó de haber nombrado miles de empleados municipales, hoy en pleno conflicto gremial, Juez no dio mayores explicaciones. "Giacomino puede decir lo que quiera. El 2 de septiembre, mientras a nosotros nos robaban la elección, los triunfos de la Capital que juntaba este enano, le permitían a él ser intendente de Córdoba. Llegó al poder de la mano de nuestro espacio político, pero el poder lo encegueció porque se convirtió en un pingüino tonto. El dijo que era un soldado de Cristina y la verdad que nosotros en ese ejército no queremos hacer la colimba".

Comentá la nota