Luis Campo: "El Tribunal de Cuentas nos mandó un brulote"

"¿Para qué se piden las declaraciones juradas si cuando no se cumple con esa exigencia el Tribunal de Cuentas envía el tema a la Legislatura para que se resuelva?". El presidente de la Cámara dijo que los representantes sólo pueden analizar la parte ética de la conducta de un par.
"El Tribunal de Cuentas se equivocó y nos mandó un brulote". Esta es la reflexión que hizo el vicegobernador Luis Campo con relación a la actuación del organismo en torno a las declaraciones juradas de la diputada Silvia Petitti y la remisión al cuerpo parlamentario del expediente donde se le imputa a la representante piquense, expulsada del bloque de la UCR, haber faltado a la verdad a la hora de consignar el detalle de su patrimonio.

"¿Para qué piden las declaraciones juradas si cuando se encuentran irregularidades o no se cumple con esa obligación el TdC termina enviando el asunto a la Legislatura para que resuelvan los representantes? Creo que se equivocaron (los responsables del organismo de control), porque le corresponde a ellos sancionar administrativamente (o a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas) o hacer una presentación ante la justicia ya que los legisladores sólo pueden tratar el costado ético de la cuestión", agregó el titular de la Cámara de Diputados.

Campo recalcó que "desde mi función no tengo autoridad sobre la conducta de los diputados o de su personal o sobre el uso que hacen de viáticos y subsidios, sí tengo responsabilidad sobre los empleados del Poder Legislativo. No tengo atribuciones para sancionar a ningún representante".

Con respecto a las amenazas que Petitti habría realizado con sus ex pares del bloque radical, Campo dijo que lo que conocía era a través de los medios, que no había llegado a él ninguna denuncia y que "en estos casos lo que corresponde es que se le dé participación a la justicia. Insisto, no soy quien para juzgar o sancionar a un diputado".

"Mi competencia en materia de seguridad tiene que ver con las garantías para el normal funcionamiento de la actividad parlamentaria. Recuerdo algunas de las pocas veces que debí recurrir a la fuerza pública, como cuando un grupo de simpatizantes del intendente destituido (de Santa Rosa, Juan Carlos Tierno) alteraban el funcionamiento de la Cámara, o en otras oportunidades cuando la acción de manifestantes interfería en las deliberaciones".

El presidente de la Legislatura Provincial reiteró que no le une ninguna relación de amistad con Silvia Petitti o su esposo, y que conoce a la legisladora por su actuación docente en la ciudad de General Pico.

También comentó que no se traspapeló el expediente remitido por el Tribunal de Cuentas: "A lo mejor no actué con celeridad, como correspondía, y lo cierto es que demoré dos días en leer la documentación enviada en el expediente que tiene más de 100 fojas".

Comentá la nota