Lugones: la obra durará al menos hasta fin de febrero

Ayer en el arranque hubo grandes embotellamientos. Como están asfaltando la avenida a la altura de General Paz, cortaron cuatro carriles. Y las colas se extendieron por más de seis kilómetros. Ahora prometen acelerar las obras y dejarán otro carril libre.
El primer día de obras en la avenida Lugones llegó con lo que se temía: una gran congestión de tránsito que generó demoras y malhumor, condimentadas por el calor del verano. Por eso, a partir de ahora, en lugar de tres carriles la Ciudad dejará habilitados cuatro. Y se prohibirá el ingreso a la General Paz desde Cabildo y la avenida Maipú, en Vicente López.

El Gobierno porteño está terminando una obra pendiente del año pasado: la repavimentación de la Lugones en el tramo desde el empalme con la General Paz hasta la ESMA, unos 500 metros. Luego seguirán por etapas hasta Sarmiento y la autopista Illia.

Para ello, de los siete carriles que hay en el empalme (dos para tránsito pesado y cinco para livianos) cortaron cuatro. Luego, unos 90 metros más adelante, donde la avenida pasa a tener cinco carriles (dos para pesados, tres para livianos), bloquearon dos.

La elección de la fecha, no fue casual: según AUSA, la empresa del Estado porteño encargada de las obras, entre el viernes 4 y el domingo 6 circularon por la zona 332.000 vehículos, un 18,37% menos que los 393.000 que pasaron entre el 28 y el 30 de diciembre.

Sin embargo, los tres y dos carriles que dejaron libres no fueron suficientes. Rogelio Barrero, gerente de Operaciones de AUSA, explicó: "Tuvimos más tránsito del esperado. Por eso decidimos habilitar un carril más en la zona del empalme, por lo cual a partir de ahora habrá cuatro libres. Más adelante seguiremos con tres libres y dos cortados". Con la apertura del carril extra podrían pasar 2.500 vehículos más por hora.

Lo cierto es que la obstrucción del tránsito generó importantes demoras. En AUSA comentaron que las colas llegaron casi hasta la altura de Panamericana y Márquez, más de 6 kilómetros.

El año pasado ya habían tenido problemas similares. El lunes 13 de abril arrancaron con la repavimentación del tramo de Lugones desde la ESMA hasta Sarmiento. La idea era trabajar de día y noche, pero por los problemas del tránsito tuvieron que hacerlo únicamente en horario nocturno.

¿Por qué no hacer lo mismo ahora? "Si trabajáramos únicamente de noche tendríamos que hacer la obra durante el invierno, con más tránsito que ahora. Además, el pavimento no se puede aplicar con temperaturas de menos de 10 grados. Mantendremos el cronograma y agregaremos más frentes de obra. Vamos a terminar todo el trabajo antes de fin de febrero", aseguró Barrero.

Mientras tanto, a partir de hoy y de 7 a 10 de la mañana quedarán bloqueados los ingresos a la General Paz por Cabildo y por avenida Maipú, para que ese tránsito no se vuelque a la Lugones. Además, seguirá cortado el acceso desde Libertador. Los autos que habitualmente hacían ese camino deberán seguir por abajo, o bien entrar a Lugones por Udaondo.

La magnitud de la obra es importante. Es que en algunos tramos asfaltan el pavimento, pero en otros deben levantar la loza y cambiar el suelo por completo. La idea es que los 6 kilómetros de la avenida tengan una superficie más pareja, que además de mejorar el tránsito bajará el riesgo de accidentes. En AUSA contaron que las obras del año pasado y las actuales son las primeras intervenciones de fondo que se hacen en la avenida desde los años 70. Con los arreglos actuales, aspiran a que no haya que volver a intervenirla por otros diez años.

El propio jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, salió a justificar la obra. En al acto de reapertura del viejo puente Pueyrredón (ver Recuperaron...) aseguró: "La Lugones es muy transitada, después se llena de baches y si no el caos va a ser a toda hora. Así que lamentablemente en algún momento hay que hacerla, y el más apropiado es enero porque hay menos tránsito".

En primer término AUSA cortó los carriles que habitualmente se utilizan para el tránsito pesado, los de la derecha. Se estima que en unos diez días cortarán los de la izquierda.

El codo que forma el empalme de la General Paz con la Lugones está señalado por los especialistas en seguridad vial como uno de los lugares con más riesgo de accidentes en la Ciudad. Es que los vehículos deben bajar de los 80 km/h de la General Paz a los 60 km/h del inicio de Lugones. Muchos frenan o giran a la derecha porque la curva es cerrada, y entonces se producen los choques.

Comentá la nota