Lugo no quiere ir a Ciudad del Este a hacerse el ADN

Presentó una acción de inconstitucionalidad en la que hace prevalecer su condición de mandatario. Antes había dicho que actuaría como un ciudadano común. Además recusó a la jueza que tramitaba la realización del análisis.
El presidente de Paraguay, Fernando Lugo Méndez, presentó una acción de inconstitucionalidad contra la resolución de la jueza de la Niñez y la Adolescencia, Delsy Cardozo, que lo citaba el jueves a su juzgado de Ciudad del Este, para la toma de sangre que iba a servir para el análisis de ADN que solicita Benigna Leguizamón, quien asegura tener un hijo del presidente de cuando era Obispo en esa localidad, una de las más pobres del vecino país.

"El presidente Fernando Lugo no se ocultará detrás de ningún artilugio legal y se pondrá a disposición de la justicia para aclarar toda la situación", había expresado en abril pasado el ministro de Informaciones de la presidencia, Augusto Dos Santos. La declaración incluía el sometimiento a la prueba de ADN y que se entregaría como cualquier ciudadano a los procesos de la justicia.

Pero, contradiciendo sus propios dichos, el ex obispo presentó ayer la acción por medio de su abogado Marcos Fariña, quien alega que el artículo 341 del Código Procesal Civil ampara al Presidente de la República, para que el análisis se realice en Asunción y no en Ciudad del Este, como pretende la magistrada. Solicitan además como medida de urgencia la suspensión de la diligencia, en una maniobra que se podría interpretar como un intento de demorar el análisis que determinaría si Leguizamón tiene razón o no.

La normativa contempla las excepciones a la obligación de comparecer, que textualmente dice: "Exceptúase de la obligación de comparecer a prestar declaración al Presidente de la República, a los miembros del Congreso, a los miembros de la Corte....". Si bien es cierto que el texto hace alusión, unicamente a la potestad de declarar por escrito; el defensor de Lugo aseguró que no están en contra de la realización de la prueba de ADN y que por el contrario, son los más interesados en aclarar la situación del Presidente.

En tanto, la magistrada de Ciudad del Este explicó que el abogado de Lugo, Marcos Fariña, tramitó una segunda recusación en su contra por haber citado al mandatario en esa ciudad y que por ello remitió el expediente a la jueza que le sigue en el turno, Graciela Ovelar.

Fariña considera que la extracción de sangre tiene que realizarse en Asunción, en la residencia presidencial o en la sede del Gobierno, fundado en el artículo 341 del Código Procesal Civil, que establece que el jefe de Estado, los legisladores y los miembros de la Corte Suprema de Justicia deben testificar por oficio. "Estamos en una prueba pericial, de extracción de sangre, que no tiene nada que ver con una declaración testimonial", aseveró la magistrada a la emisora de radio asuncena Primero de Marzo.

Cardozo dijo que tampoco ha "preopinado", como argumentó Lugo en la primera recusación, rechazada por un tribunal de apelación, e insistió que el gobernante debe comparecer en Ciudad del Este. Esas diligencias judiciales, consideradas dilatorias, se producen en medio del nuevo giro que ha tomado la demanda tras la nueva denuncia de presunta violación de Leguizamón por parte de Lugo, que, tajantemente, rechazó las acusaciones.

Comentá la nota