"Lugo lo habló con la gente"

Entrevista con Augusto dos Santos, ministro de Comunicación paraguayo. Dice que treinta y cinco años de dictadura y otros tantos de gobiernos colorados deprimieron mucho a la ciudadanía, que debe saber que lo público le pertenece.
Augusto dos Santos parece bien dormido. Sonriente, el ministro de Comunicación del paraguayo cuenta que está en Buenos Aires para conocer de primera mano las necesidades de los paraguayos residentes en la Argentina. En Paraguay, el ministro de Comunicación de Fernando Lugo empieza sus días a las cinco de la mañana, a veces antes. "Como buen ex cura, arranca tempranísimo. Y cree que los domingos son días de trabajo", dice entre risas, para que no suene a queja, y remata con un reconocimiento: "Ceba en todas las reuniones. El mate más amargo del mundo".

Recibe a Página/12 en un hotel del microcentro, pide café y define. "Nuestra misión desde el área de Comunicación e Información es doble: lograr que la comunicación ayude a la gobernabilidad y hacer que el pueblo paraguayo se apropie del espacio público de la comunicación. Treinta y cinco años de dictadura y otros tantos de gobiernos colorados deprimieron mucho a la ciudadanía. El pueblo tiene que despertar y saber que lo público le pertenece."

–¿Cómo se hace para comunicar lo que muchas veces puede resultar incomunicable?

–Es un festival de dilemas éticos. Es un desafío cotidiano, pero creo que sin dar golpes bajos y dirigiéndose a la gente con honestidad y franqueza se logra el objetivo.

–¿Cómo fue comunicarle al pueblo paraguayo que el presidente, un ex obispo, tenía un hijo?

–(Se pone serio.) Fue difícil, pero con franqueza y determinación el presidente pudo entrar en contacto con el pueblo paraguayo. Creo que la ocasión sirvió para que Lugo dialogara directamente con la gente y lograra una mayor proximidad. El tema se procesó bien.

–¿Cree que un gobierno puede ser exitoso si comunica mucho pero hace poco?

–No, en absoluto. No se trata sólo de comunicar, sino de construir desde el Estado un modo distinto de llevar adelante las políticas públicas y lograr un proceso de participación popular desde la sociedad civil. Y ahí está el rol de la comunicación. El objetivo no es bajar la línea del gobierno, sino lograr que la gente tome conciencia y critique más.

–¿Qué sería lo que más le gustaría comunicarle al pueblo paraguayo?

–Que la clase política, en su conjunto, tomó conciencia de los intereses nacionales más importantes y que trabaja para lograrlos.

–¿Y lo que menos?

–Que el proceso de cambio que iniciamos con este gobierno fracasó.

–¿Qué cambió en Paraguay desde la asunción de Lugo luego de sesenta años de gobierno colorado?

–(Se apura a contestar.) No hay corrupción, lo que es un avance extraordinario. Cerramos un mejor acuerdo con Brasil por los recursos de la represa de Itaipú que, más allá del efecto beneficioso para nuestra economía, tuvo un efecto anímico importantísimo de confianza en el pueblo. Y logramos la gratuidad de algunos servicios del sistema de salud, lo que es importantísimo.

–¿Cree que para darle continuidad al proceso de cambio Lugo tendría que buscar reformar la Constitución y aspirar a una reelección?

–Sí, tendría que buscarla. Pero lo más importante no es su figura, sino el proyecto que él representa. Hay que construir liderazgos colectivos, no caudillos, y es el proyecto el que tiene que perdurar y ser reelecto. Además él ya dijo que no está interesado en la reelección.

–¿Se esperaban una oposición tan dura por parte del vicepresidente Federico Franco a todas sus políticas?

–(Seco.) No.

–¿El Estado paraguayo cuenta con medios públicos para dirigirse a la población?

–Diarios no, pero radios sí.

–¿Qué piensa del proyecto de ley sobre medios audiovisuales en la Argentina?

–No estoy muy interiorizado, pero creo que todos los intentos por lograr una mayor democratización de los medios son positivos. Se tiene que buscar la mayor participación posible en estos espacios. Es la única forma de lograr los consensos necesarios que tienen que ser la base de todas las políticas públicas.

–¿Tiene pensado Lugo alguna forma de comunicación directa con el pueblo paraguayo para transmitirle sus ideas?

–En los próximos días el presidente va a lanzar un blog. Probablemente se llamará Diario del Presidente.

Comentá la nota