Lugo, entre el Congreso y la Corte

La crisis entre el Congreso y la Corte Suprema de Justicia de Paraguay se agravó ayer después de que el máximo tribunal aplazara una definición sobre el polémico fallo que restituyó en sus funciones a dos magistrados destituidos en 2003 a través del juicio político impulsado por el entonces presidente Nicanor Duarte (2003-2008).
El Supremo se declaró en receso tras una sesión de urgencia de casi cinco horas. Lo hizo sin haber emitido un fallo sobre la sentencia dictada el 30 de diciembre por la Sala Constitucional de la Corte, que anuló el juicio político contra Bonifacio Ríos Ávalos y Carlos Fernández Gadea, ex ministros del máximo tribunal.

La oposición, que controla el Congreso, calificó la resolución como un "golpe jurídico" y responsabilizó al presidente Fernando Lugo por considerar que sienta un precedente para la revisión de un eventual juicio político con el que amenaza someter al mandatario. Lugo desmintió "categóricamente cualquier tipo de intromisión del Ejecutivo" y reiteró su "total compromiso" con la separación de poderes.

Comentá la nota