Un lugar para la memoria de los cordobeses

En 2007, las puertas del ex centro de detención, tortura y muerte La Perla se abrieron por primera vez para todos. El Gobierno nacional y representantes de organismos de derechos humanos firmaron en Córdoba el acta por la que se cedía a la Provincia el predio del ex campo de concentración, ubicado cerca del peaje de la autopista que une Córdoba con Carlos Paz, con el objetivo de que ese lugar se convirtiera en un espacio para la memoria.

“Basta por favor, basta, juicio y castigo, necesitamos que los juicios se aceleren”, expresó el entonces presidente Kirchner al dirigirse a la Justicia durante el discurso brindado en el ex centro clandestino de detención. Y llegó el primer juicio en 2008, con la condena a cadena perpetua de Menéndez y otros siete represores que fueron algunos de los que sembraron de muerte esos predios que ahora serán un lugar para la memoria.

Comentá la nota