Luego del tarifazo de luz, el Gobierno ahora duda si da pie a la suba en prepagas

Hace dos semanas tenía todo dispuesto para permitir a las firmas un retoque en sus tarifas, pero ahora todo podría quedar en la nada ya que al Gobierno no le resulta “conveniente”
De estar a punto de levantar la barrera para que las empresas incrementen sus cuotas desde febrero, a encontrarse al borde de impedir una vez más que se produzcan los aumentos.

Ese fue el camino que recorrió el Gobierno en tan sólo 13 días.

El 15 de enero pasado El Cronista anticipó que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tenía todo listo para dar el visto bueno a las compañías, y permitir así una suba del 5% en sus facturas. Este movimiento se produciría a partir de febrero, y contemplaba un retoque idéntico presumiblemente para abril, aunque nunca se había llegado a un acuerdo concreto sobre este último punto.

Sin embargo, todos los avances que se habían producido quedarían finalmente en la nada.

Tal como ocurre con las tarifas del gas, donde el Gobierno analiza la posibilidad de suspender el programa de castigos para aquellos que se excedan en el consumo, de modo de evitar “roces sociales”, ahora se podría tomar una postura similar con las cuotas de la medicina prepaga. A esta ola de subas se le debe agregar, entre tantas otras, la de las tarifas eléctricas.

Pero a tan sólo tres días de que los nuevos cuadros tarifarios debieran entrar en vigencia, lo cierto es que la incertidumbre reina en el segmento de la medicina prepaga, situación que deja en evidencia el desconcierto que parte desde el propio Gobierno a la hora de tratar estos temas.

Mientras que algunos directivos del rubro dan por hecho que la posibilidad de modificar las cuotas en febrero quedó en el olvido, otros todavía guardan esperanzas.

“Hasta hace algunos días teníamos el compromiso por parte del Gobierno de que se permitiría el aumento del 5% en febrero; quiero creer que esto sigue así”, dijo un empresario del medio. Del otro lado, afirman que “se volvió a caer todo”. El Cronista intentó obtener la palabra oficial para conocer la postura del Gobierno –a través del Jefe de Gabinete, Sergio Massa, quien sigue muy de cerca este tema–, aunque no fue posible.

No más que lo acordado

Lo que las empresas de medicina prepaga reclaman no es, ni más ni menos, que la puesta en marcha del plan que habían acordado a fines del año pasado con el Gobierno.

Según lo pactado, desde el primer día de 2009 el costo de las cuotas subiría un 10%, y de una vez. Pero desde el Gobierno se decidió dar un golpe de timón, y se corrió la fecha para febrero, aunque con el extra de que el incremento se desdoblaría entre el mes que viene y, supuestamente, abril.

Ahora, los planes están muy cerca de cambiar nuevamente.

En medio de las negociaciones que se llevaron a cabo los últimos días –y previo a que se barajara la posibilidad de que el Gobierno volviera a patear la pelota– una de las prioridades fue justamente evitar que el aumento se diera en dos partes.

Sin embargo, Claudio Belocopitt, titular de Swiss Medical Group, había dicho que “con los costos que tenemos, si nos dan el 5% o el 10%, es anecdótico”.

Comentá la nota