Luego del fracaso del diálogo, Insulza no pierde las esperanzas de resolver la crisis

El secretario general de la Organización de Estados Americanos consideró que existe todavía un "clima" para acometer "en los próximos días" un último esfuerzo para un acuerdo que solucione la crisis política en Honduras

Insulza, quien informó hoy al Consejo Permanente del organismo interamericano de las gestiones que efectuó la misión de cancilleres en su viaje a Honduras, señaló que esos esfuerzos deben abordarse antes del 1º de septiembre, fecha límite antes de que se inicie la campaña electoral en ese país centroamericano.

En su informe ante los 33 países miembros activos del organismo, afirmó que en las reuniones que mantuvo la delegación de alto nivel de la OEA "hubo avances", aunque los cancilleres regresaron de Honduras sin haber logrado la aceptación del Acuerdo de San José, el "único objetivo" de la misión.

El máximo responsable de la OEA insinuó que, si no se firma pronto el acuerdo -promovido por el presidente de Costa Rica, Óscar Arias- las gestiones se podrían complicar dado que Honduras inicia el próximo martes la campaña electoral en un ambiente polarizado.

El secretario general recordó que los países miembros de la OEA pueden recurrir a medidas de presión propias, como la que tomó este martes EE.UU. con la suspensión de la emisión de visados para no inmigrantes y casos de no emergencia para hondureños.

Insulza reiteró que la mayoría de las personas con las que se reunieron los cancilleres expresaron su conformidad con los fundamentos del plan de Arias, aunque hay dos problemas claves que siguen impidiendo su firma: la amnistía y el retorno de Zelaya.

En opinión de Insulza, existe un "patrón común" en las observaciones de los representantes del Gobierno de Roberto Micheletti o de aquellos grupos y personas que lo apoyan.

"Algunos de ellos, casi todos estaban en principio de acuerdo con el Acuerdo de San José, pero formularon objeciones muy fuertes" sobre estos dos puntos, "dejando muy poco espacio a alguna forma de arreglo", explicó el titular de la OEA.

En este aspecto, el proceso electoral "juega un papel fundamental" dado que en la campaña que se inicia el martes próximo "la palabra amnistía queda fea".

No obstante, Insulza consideró que "la amnistía puede ser un tema que puede ser manejado (...) con un pero, el retorno del presidente Zelaya", sostuvo.

En cuanto a este aspecto "no encontramos absolutamente nadie que estuviera de acuerdo, favorable o neutro" al respecto, dijo Insulza.

El presidente Roberto Micheletti, con quien la misión se reunió para "conseguir una respuesta formal" de él sobre el Acuerdo de San José, fue "cortés" señaló Insulza, pero también defendió una posición "clara".

El argumento de Micheletti y sus representantes es que Zelaya no era presidente en el momento de ser expulsado del país, explicó.

"Reconocen el grave error de haberlo sacado del país. Dicen que lo tenían que haber detenido", pero también insisten en que "fue una sucesión constitucional" y que Zelaya "habría cesado en su cargo por conductas en contra de artículos inamovibles".

"Eso permitió que el Congreso designara a un nuevo presidente", por lo que el retorno de Zelaya no se ajustaría a la Constitución. "Este tema está muy pendiente", señaló Insulza.

Por contra, los grupos que representaron a Zelaya, lo apoyan o están en contra del golpe, "en su enorme mayoría se manifestaron claramente a favor del Acuerdo", concluyó Insulza.

Comentá la nota