Luego de un año estable, el sector inmobiliario es optimista para 2009

Después de haber finalizado 2008, las inmobiliarias de la ciudad han realizado un balance de la actividad. Las operaciones estuvieron estabilizadas. De cara al año en curso algunos referentes locales manifestaron que esperan una pronta reactivación que comenzaría en marzo. Varios factores hacen que los responsables del rubro tengan buenas perspectivas.
DE LA REDACCION. No caben dudas que 2008 fue un año complicado para todos los sectores de la sociedad. Primero la disputa entre el campo y el Gobierno, y, en el último trimestre, el cimbronazo de la crisis financiera mundial fueron dos factores que influyeron notoriamente en la economía nacional, regional y, más precisamente, en la local.

Luego de haber efectuado balances, en los comienzos de 2009 todos los rubros con ámbito de acción en la ciudad comenzaron a perfilar sus perspectivas y líneas de actuación para el nuevo ciclo, entre ellos el inmobiliario. El Diario mantuvo contacto con los referentes de dos reconocidas firmas de nuestro medio que ofrecieron datos no sólo del desarrollo de las actividades del sector en 2008 sino también de las expectativas que mantienen de acuerdo a cómo se perfila la economía nacional.

Es importante mencionar que la actividad en las inmobiliarias no avistó precipitadas caídas ni significativos crecimientos, es decir que durante 2008, de acuerdo con la cantidad de operaciones concretadas, el sector presentó estabilidad en relación con el fuerte crecimiento que el rubro percibía desde años anteriores.

A fin de exponer el crecimiento y posterior estancamiento que divisó el sector, Carlos Vanaro, representante de Vanar Inmobiliaria, manifestó que en 2007, en comparación con 2006, se advertía un incremento en la actividad cercano al 7%; 2008 finalizó con una cantidad de operaciones bastante similar a la de 2007 pero, cabe resaltar, que la tendencia en el primer semestre de 2008 marcaba que se iban a superar los niveles de 2007. “La actividad se frenó con el advenimiento de la crisis del campo y posteriormente la mundial. Estos dos importante hechos posibilitaron que se produjera una disminución en la cantidad de operaciones que se efectuaron”, señaló Vanaro.

Estabilidad de precios

Los valores de las propiedades se mantuvieron estables y no se esperan caídas pronunciadas ni alzas en los costos en el corto plazo. “Sólo van a bajar las propiedades que estén sobre tasadas fruto de un análisis incorrecto”, comentó el responsable y advirtió: “La gente sigue teniendo dudas pero está esperando porque piensa que los precios de los inmuebles bajarán y esto no es así. En este sentido los vendedores no van a malvender la propiedad por eso la siguen manteniendo”.

Prosiguiendo con el tema de las valuaciones, Vanaro informó que las demandas buscan valores más bajos y la oferta no está dispuesta a ceder en los precios. Consecuentemente las negociaciones van a percibir más dificultades para ser concretadas.

En cuanto al estándar de casas buscadas, el referente del sector exteriorizó que la mayor demanda no está cubierta y esto se ha convertido en una problemática para los ciudadanos de clase media. “Lo que busca la gente son valores de 50 mil dólares aproximadamente. Las casas o departamentos que ronden ese precio es lo más demandado por el momento”, señaló el responsable de la firma Vanar.

CarlosVanaro expuso que noviembre fue uno de los peores meses del año ya que se advirtió una significativa paralización. En cambio en diciembre se recuperó la actividad. En lo que va del año, y a pesar de que la mayoría de las estadísticas indicaba que el primer mes de 2009 sería poco movido en cuanto a operaciones, el titular de la empresa inmobiliaria informó que se registran varias consultas por compras. “Yo creo que la gente ahora, a diferencia de 2001, tiene dinero pero aún está dubitativa. Esto habla muy bien de las decisiones que toman los ahorristas”, comentó Vanaro.

El mercado del alquiler inmobiliario tuvo un crecimiento sostenido a partir de la demanda de propiedades para vivienda, no de locales comerciales.

Reactivación progresiva.

Otra de las personas entrevistadas fue Luis Battaglino, gerente de la firma Borettini, que expresó que luego del inicio del conflicto del sector agropecuario se produjo un estancamiento en las ventas. “Durante cuatro o cinco meses no hubo toma de decisiones por parte de la ciudadanía. Cuando parecía que todo se estaba resolviendo entramos en la vorágine de la crisis internacional”, comentó. Por este motivo, 2008 estuvo signado por diferentes situaciones que preocuparon al inversor. Consecuentemente se dio un estancamiento.

Según el gerente, la situación de Argentina no es tan grave como en otras partes del mundo porque la crisis es diferente a la de 2001. En esa época, por lo general, los dueños de las propiedades que estaban a la venta tenían deudas hipotecarias. Actualmente esta situación no se da gracias a la bonanza de los últimos cuatro años. Esto hace que los valores se mantengan. Si bien no hay un tráfico importante de negocios como el que hubo en 2007, en 2008, contra lo que la mayoría de los estadistas pensaba en torno a la caída de los precios que supuestamente bajarían por la falta de demanda, esto no sucedió y no se prevé que suceda en los próximos meses porque nadie –de no mediar urgencia- malvende su propiedad.

Préstamos de dinero

Otro punto que incidirá favorablemente es la posibilidad de que los bancos, frente al aumento de los plazos fijos, hagan más préstamos de dinero. “La razón de ser de una entidad bancaria es la prestación de dinero que hace a la gente. Al haber stock de dinero. creo que dentro de poco tiempo se podrán reiniciar los créditos hipotecarios lo cual va a incidir mucho en el mercado inmobiliario. Además han bajado las tasas de interés”, reveló Battaglino. En este sentido es importante manifestar que esto propicia dos situaciones: primero, que el banco cuente con dinero para prestar a los futuros compradores, y por otro lado, al bajar las tasas de interés los inversores decidirán depositar la plata en diferentes inversiones tales como el ladrillo. “Tenemos entendido que el Gobierno estaría realizando gestiones para proponer facilidades respecto del crédito hipotecario. Esto ayudaría no sólo a la gente de clase media que quiere poseer una vivienda sino también al sector inmobiliario”, adelantó el gerente de Borettini & Cia.

Son muchos los indicadores que ponen de manifiesto que el panorama no es tan complicado como la sensación que se ha generado a partir de la incertidumbre. Esto influye psicológicamente y hace que las personas se retraigan en cualquier actividad que ejecute.

Uno de los factores que juega en contra es el relacionado con la sequía. Nuestra zona depende exclusivamente de lo que suceda en el agro tanto económica como emocionalmente.

También hay que tener en cuenta que no es beneficioso tener el dinero guardado. Una vez que pase el período estival, que históricamente es un tiempo calmo para las operaciones comerciales, en marzo se comenzará a reactivar el panorama. “Nosotros no prevemos que haya un movimiento significativo de precios de las propiedades. Asimismo somos optimistas porque creemos que tenemos muchas herramientas para emerger de la crisis. Además la gente que tiene recaudaciones no va a mantener mucho tiempo el dinero en sus manos porque nadie puede demorar la decisión de inversión. No es efectivo mantener la plata paralizada”, concluyó Battaglino.

Comentá la nota