Luego de un enfrentamiento Gioja dio una salida a ajeros

Una mesa de diálogo nacional, eso fue lo que propuso ayer el gobernador José Luis Gioja para intentar calmar los ánimos de los productores de ajo que ayer protagonizaron un enfrentamiento con los funcionarios del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE), después de una inspección.
en una finca ubicada en Mendoza y calle 12, dos movilidades con inspectores de RENATRE encontraron cosechadores no registrados y labraron una multa (dicen que de $5.000) al productor. Esto provocó la reacción de todos los productores y de los mismos cosechadores y según contaron los productores, unas 200 personas rodearon las movilidades del RENATRE. En en el enfrentamiento abundaron los insultos y hasta desinflaron las gomas (otra versión señala que las pincharon); no los dejaron moverse. Eso, hasta que llegó la policía y los funcionarios mediadores.

"Sólo les desinflaron las ruedas y no pasó a mayores gracias al ministro Raúl Benítez y al intendente Sergio Uñac que llegaron rápidamente. No queremos actos de patoterismo, queremos buscar una solución coherente y tranquila", dijo Perín.

Por eso la reunión en Casa de Gobierno ayer por la tarde fue de apuro. El gobernador recibió a un grupo de productores que llegaron enojados a plantearle el problema, pero se fueron satisfechos con la respuesta del mandatario: Gioja prometió que en pocos días la máximas autoridades del RENATRE a nivel nacional llegarán a la provincia para escuchar los problemas que tienen los productores para tener en blanco a los trabajadores golondrinas.

Mientras tanto, dijeron los productores, habrá un compás de espera durante el cual el RENATRE local no saldrá a controlar ni a labrar multas a quienes tengan cosechadores sin registro.

"El gobernador nos dijo que ya habló con la gente del RENATRE en Buenos Aires y seguro serán ellos los que bajen esta línea", dijo Bruno Perín, presidente del Consorcio de Ajeros.

Antecedentes

Hace más de dos meses que en la mesa del diálogo se vienen sentando los funcionarios provinciales del área Producción, de la subsecretaría de Trabajo, representantes de los gremios y de los productores. Hace un mes Diario de Cuyo publicaba el tironeo que había por el blanqueo de los trabajadores golondrinas.

Los productores decían que querían cumplir con la ley, pero que "no pueden". Además aseguraban que primero debían atender su rentabilidad y después lo demás. "Acá hay un vacío legal, ¿cómo se hace para tener en blanco a un golondrina que un día trabaja en una finca y otro día en otra finca?. La ley está pensada para la Pampa Húmeda, que tiene un obrero por hectárea. Pero no para nuestra mano de obra intensiva", dijo Perín.

Por otro lado, la Subsecretaría de Trabajo advertía que aumentaría las inspecciones en las fincas para combatir el trabajo en negro; y el RENATRE, que saldría a hacer respetar la ley "a rajatabla".

Y con una postura más conciliadora, el gremio Foeva, que creía en una solución equitativa para todos.

Comentá la nota