Luego de Catamarca, el cobismo se frota las manos en la Provincia

Los referentes bonaerense del espacio del vice presidente anuncian “el fin de la era Kirchner”. La nacionalización que hizo el ex presidente de los comicios del domingo le dio repercusión en el resto del país
Las elecciones legislativas del domingo en Catamarca fueron el primer test electoral de 2009. La derrota del kirchnerista Frente Justicialista para la Victoria a manos del Frente Cívico y Social del gobernador cobista, Eduardo Bruzuela del Moral, ya repercute en la provincia de Buenos Aires. A pesar de que el resultado de los comicios catamarqueños no pueden separarse de la realidad provincial, los intentos para nacionalizarlos del ex presidente Néstor Kirchner tendrán ahora sus consecuencias en el resto del país.

“Este resultado preanuncia el fin de la era Kirchner”, dijo el intendente de Pergamino, Héctor “Cachi” Gutierrez, el candidato que suena con más fuerza para competirle desde el cobismo (en alianza con la Colaición Cívica y a la UCR), a una eventual postulación de Kirchner para diputado nacional por la Provincia.

Otro de los referentes bonaerenses del espacio del vice presidente Julio Cobos, el intendente de San Pedro, Mario Barbieri, consideró que las elecciones de Catamarca “fueron erroneamente interpretadas por el ex presidente porque responden a las características de la provincia”. Aunque reconoció que “cualquier elección es un antecendente y ésta es una señal para el Gobierno nacional”.

Para las elecciones del domingo, en las que se renovó la Legislatura catamarqueña, el delegado kirchnerista en la provincia, Armando “Bombón” Mercado, se alió con dirigentes de los sectores de Luis Barrionuevo y Ramón Saadi. Para la campaña se comprometió a varios funcionarios del Gobierno nacional. Incluso, el propio Néstor Kirchner, encabezó el cierre pero no pudo evitar la derrota.

Así, el patagónico se convirtió en el vencido y eso afectará su postulación para diputado nacional en la provincia de Buenos Aires. “El debate de la Provincia debería darse con hombres y mujeres de la Provincia”, continuó Barbieri. “Kirchner no es de la Provincia y, si se presenta, estaría cometiendo un doble error político porque se estaría presentando en un territorio que no es el suyo, y porque estaría jugando en una elección en donde está debilitado y tiene muchas chances de perder”.

Los radicales ex aliados del kircnerismo se cruzaron de vereda luego del conflicto con el campo y el voto “no positivo” de Cobos a las retenciones móviles en el Congreso. “Estamos trabajando por un frente diferente, un espacio alternativo a los Kirchner. Queremos construir un frente electoral distinto que fortalezca al sector liderado por Cobos”, expresó Gutiérrez.

Su desafío en la Provincia será vencer al oficialista FpV y a la alianza Macri-Solá-De Narváez. Para lograrlo están cada vez más cerca de unirse al frente opositor que conforman, hasta ahora, la Coalición Cívica, la UCR y el Socialismo.

“Hay un proceso de desgaste del gobierno provincial, que no es de esta gestión sino de los 25 años de gobiernos peronistas que no han podido solucionar muchos temas que preocupan a los bonaerenses como la inseguridad.

Comentá la nota