Luego del anuncio siguió la polémica

Luego del anuncio siguió la polémica
Los funcionarios dijeron que las medidas son las que venían reclamando las entidades rurales. Sin embargo, Eduardo Buzzi aseguró que desconfía de la implementación. María del Carmen Alarcón sostuvo que analiza nuevos anuncios.
Tanto el ministro de Economía, Amado Boudou, como la ministra de Producción, Débora Giorgi, defendieron ayer la devolución total de las retenciones al trigo y el maíz para los pequeños y medianos productores y la apertura de las exportaciones para esos cultivos. "Son las mismas iniciativas que se venían reclamando desde el campo y las pusimos en marcha para generar certeza", aseveró Giorgi, mientras que Boudou justificó la aplicación de retenciones como un instrumento de política económica para evitar que los precios internacionales de los commodities impacten en el mercado local. "Si se eliminan las retenciones, aumentarán los precios de los alimentos", aseveró Boudou. Los ruralistas volvieron a cuestionar al Gobierno por no haberlos consultado y remarcaron que desconfían de los reintegros, aunque dejaron en claro que valoran la decisión de que no se les cobre retenciones a los pequeños y medianos productores. Mientras que la secretaria de Integración Regional, María del Carmen Alarcón, remarcó, por su parte, que está analizando nuevos incentivos para la producción agropecuaria.

Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria, señaló que desconfía del acuerdo. El rechazo del ruralista se centró en el sistema de compensaciones que se implementará para llevar las retenciones a cero. "No funciona", fueron sus palabras. Según el federado, la compensación del pago de las retenciones a las exportaciones de trigo y maíz para pequeños y medianos productores "es el camino que se debe transitar". De todas maneras, el ruralista no pudo evitar hacer una crítica –basada en su desconfianza– sobre la implementación del proyecto. "El tema es cómo y cuándo. Hay muchas dudas y desconfianza acumulada. Hace tres años que venimos renegando con esto de los reintegros. Ojalá dentro de 15 días o dentro de dos meses tenga que pedir disculpas públicamente", argumentó el federado.

Desde la Secretaría de Integración Regional, que conduce María del Carmen Alarcón, indicaron a Página/12 que "durante el último lockout le enviamos a la Mesa de Enlace un borrador del convenio para que lo firmen". Sin embargo, desde la Federación Agraria también insistieron con que "nunca le mostraron el acuerdo".

El vicepresidente de Carbap, Jorge Srodek, afirmó que "devolverles a los pequeños y medianos productores las retenciones es siempre una buena noticia", pero cuestionó el método de las compensaciones porque, al igual que Buzzi, dijo que no funcionan. Además, criticó que se hubiera avanzado sin consultarlos y con el objetivo de "influir en la opinión pública".

Según lo anunciado anteayer, la eliminación de las retenciones alcanzará al 95 por ciento de los productores, es decir a aquellos que produzcan hasta 800 toneladas de trigo y 1200 de maíz. Este alcance equivaldría al 50 por ciento de la producción. Tanto el convenio para la apertura de las exportaciones como la baja en las retenciones fueron medidas elaboradas por Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, y Emilio Eyras, titular de la Oncca, dos de los funcionarios más rechazados por la dirigencia agropecuaria.

Por su parte, la ministra de Producción, Débora Giorgi, destacó que la eliminación de las retenciones a las exportaciones de los pequeños y medianos productores de trigo "es una medida largamente reclamada por el campo", al tiempo que defendió el sistema de compensaciones "como un mecanismo para evitar la suba de los precios internos".

Giorgi estuvo reunida ayer con el ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Franetovich, para analizar la situación del sector. En el encuentro, coincidieron en la implementación de un sistema de compensaciones para llevar las retenciones al trigo y maíz a cero. "Los pequeños productores de Buenos Aires son alcanzados plenamente con estas medidas y son fundamentales para generar certeza en una provincia que produce el 48 por ciento del trigo del país y el 30 por ciento del maíz", señaló la ministra luego del encuentro con Franetovich.

Por su parte, el ministro de Economía, Amado Boudou, defendió la política de retenciones del gobierno nacional. "Los derechos de exportación son un instrumento económico y tienen impacto en la recaudación fiscal, pero poseen un efecto mucho más importante para toda la población, que es separar los precios internos de los precios internacionales. Si se eliminaran graciosamente las retenciones, habría un aumento de precios en la harina, trigo y el pan. Esta medida no es para todos, sino para los que producen menos", graficó el funcionario.

Desde la Secretaría de Integración Regional se mostraron confiados con la posibilidad de seguir implementando medidas para el sector. Alarcón señaló ayer que próximamente habrá novedades sobre "asistencia directa" para los productores agrícolas y ganaderos que perdieron su capital durante la última sequía.

Comentá la nota