Luchan por salvar a beba que nació con el tamaño de la palma de una mano

Pesa tan sólo 413 gramos y tiene apenas 26 centímetros de longitud. Su hermano mellizo falleció apenas nació, pero los médicos tratan que a ella no le pase lo mismo. Su foto, dentro de la nota.
Los médicos del Hospital Infantil de la Universidad de Fudan, en Shanghai, luchan por salvar la vida al bebé más pequeño que jamás haya sobrevivido en China, una niña de 413 gramos de peso y 26 centímetros de longitud que nació poco después de los cuatro meses de gestación.

La recién nacida ya ha pasado un periodo crítico de 100 horas después de abandonar el útero materno, según informó el diario "Shanghai Daily", pero todavía tendrá que permanecer en la incubadora más de tres meses, hasta que esté completamente fuera de peligro.

Su madre, una joven shanghainesa de 23 años, dio a luz hace unos días a una pareja de mellizos tras sólo 23 semanas y cuatro días de embarazo, pero el hermano de la niña murió a las pocas horas de su alumbramiento.

Un equipo de médicos y enfermeras especializados en cuidado infantil se ocupa del bebé, y trabaja para prevenir posibles infecciones, mantener estable su metabolismo y asegurar su nutrición, en un entorno que imita las mismas condiciones de humedad, luz y temperatura que el vientre de su madre.

El bebé prematuro más pequeño del mundo que consiguió sobrevivir nació en Chicago en 2004, y fue la hermana menor de una pareja de gemelas que al nacer pesó sólo 244 gramos.

Comentá la nota