100% lucha: las peleas que atraviesan al gobierno de Jaque

El mandatario no tiene liderazgo y no puede controlar ni las reyertas que lo incluyen. En el ring está su vice, Cristian Racconto, ministros, intendentes y legisladores nacionales y provinciales.
Debilidad, falta de gestión y liderazgo sombrío. Esas son las características de la gestión que lleva adelante Celso Jaque. Y el resultado de esto son infinitas peleas que atraviesan hoy al gobierno y que se han transformado en secretos a voces.

Todos los enfrentamientos, inevitablemente, rozan al gobernador que recibe críticas casi a diario por su gestión y porque ni siquiera puede controlar a los que se enfrentan en un ring a todo o nada.

Los escenarios de riña son la Casa de Gobierno, la Legislatura provincial, los municipios y cualquier sitio en donde haya algún justicialista. Y aunque cada jugador prefiere mostrarse "políticamente correcto" por lo bajo no dudan en lanzar feroces críticas y hasta denostar a sus enemigos.

En la reyerta además de Jaque, está también su vicegobernador, Cristian Racconto, legisladores provinciales y nacionales, ministros, intendentes, dirigentes partidarios y gremialistas.

Primer round: Jaque versus Racconto

Celso Jaque y Cristian Racconto ya no son tan "compañeros" como cuando llegaron juntos al gobierno provincial. Hace un tiempo, el vice salió a mostrar que él también existe y se despachó con un rosario de su punto de vista sobre distintos temas del Ejecutivo con los que no estaba de acuerdo. El malestar también se hizo notar cuando pegó el faltazo a una cumbre que el gobernador hizo en setiembre para pedir a dirigentes de su partido que respalden su gestión.

[Jaque-Racconto-PORTADA]

Al vicegobernador le nació la veta epistolar y se puso a escribir cartas de lectores -que mandó a diario Los Andes- en donde criticó al gobierno, al que él pertenece, y pidió cambio de rumbo en la gestión convirtiéndose en el Julio Cobos de Jaque.

Además habló de la ley de medios y dijo que había que "tomarse todo el tiempo necesario" para su debate, mientras Jaque alzaba su voz a favor de la norma con la camiseta kirchnerista puesta.

Racconto también mostró sus diferencias en cuanto a la castración, la elección de magistrados y el enfrentamiento entre el ministro de Salud, Sergio Saracco y el subsecretario de Planificación, Ricardo Landete al decir que "hay actos que no se pueden perdonar".

Hace unos días le dijo a MDZ que su relación con Jaque "es sincera". Traducido: es mala.

El ring de la Legislatura: Racconto-Tanús

El clásico de todos los clásicos en la Legislatura provincial es el enfrentamiento entre Racconto y el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús. Básicamente no se bancan. En la Casa de las Leyes, cada cual atiende su juego y sólo hablan de temas que los atañe legislativamente pero cero de política. Tampoco van en la misma dirección en los temas que se refieren al Ejecutivo.

[Racconto - Tanús - PORTADA]

El vicegobernador cuando habla de Tanús prefiere la mesura. Dice que "cuando hemos tenido diferencias lo hemos planteado en el lugar que corresponde" y según él, su vecino legislativo "es un dirigente importante" y "con experiencia".

En cambio, el jefe de Diputados lo ningunea estoicamente: "No opino de Racconto, ya que me ocupo de temas importantes", declaró hace a unas semanas a este diario, cuando Racconto se despachaba hablando mal de Jaque.

Omar Félix bien lejos del gobernador

El intendente de San Rafael, Omar Félix, asentó sus diferencias con el gobernador tras la derrota electoral que sufrió el PJ en casi toda la provincia. Aunque ésta amarga pérdida tuvo un ganador, ya que el jefe comunal salió victorioso en su departamento a diferencia de sus pares.

La relación entre ambos siempre fue distante, ya que el sanrafaelino perteneció a la Concertación, el movimiento impulsado por el ex presidente Néstor Kirchner que llevó a Julio Cobos como vice de Cristina Fernández en la fórmula presidencial.

Por lo que en las elecciones del 2007, Félix apoyaba a César Biffi y no a Celso Jaque en la carrera por la gobernación de la Provincia. Pero al ganar el malargüino, el intendente se enfiló políticamente con el gobernador y se alejó de los cobistas.

[Felix - Jaque - PORTADA]

Sin embargo, el acercamiento entre ambos se rompió tras las elecciones del 28 de junio. El jefe comunal fue uno de los primeros en criticar la campaña que su propio partido hizo. En una reunión que se mantuvo en Casa de Gobierno un día después del revés electoral, dijo: "Hubo errores" y apuntó también contra la gestión.

Luego de este cónclave, prácticamente no se lo volvió a ver al sanrafaelino cerca del mandatario, ni siquiera cuando se trataron temas tan importantes como la ley de viviendas o de endeudamiento.

Porque el acercamiento siempre estuvo medido por los intereses políticos territoriales que siempre han teñido la escasa relación entre Jaque y Félix.

El enfrentamiento entre Jaque y Roberto Picco

El vicepresidente del PJ y ex secretario de la CGT, Roberto Picco ha sido hasta el momento el crítico más duro que ha tenido la gestión de Celso Jaque. Sus declaraciones han castigado directamente al mandatario, sobre todo después que los peronistas perdieron las elecciones.

"Este gobierno es un desastre", ha dicho el gremialista en reiteradas oportunidades que entre otras cosas ha reprochado la falta de diálogo del gobierno con los distintos sectores, el armado del gabinete y la política que favorece sólo a los que tienen más recursos.

[Picco - Jaque - PORTADA]

Además del mandatario, Alejandro Cazabán y el jefe de asesores, Raúl "Perruco" Leiva han sido los funcionarios más increpados por Picco.

Ante esta ola de críticas, dos ministros intentaron dialogar con el gremialista, Mario Adaro (Gobierno) y Carlos Ciurca (Seguridad) sin embargo no lograron acercar al sindicalista a la gestión.

Los diputados nacionales con dardos a Jaque y a Racconto

La pelea entre los diputados nacionales justicialistas y el gobernador tuvo su punto álgido días atrás cuando en una conferencia de prensa para justificar porque votaron a favor de la promoción industrial, cargaron duramente contra el gobernador y el vice.

La bronca de algunos diputados, entre ellos Patricia Fadel, Jorge Alvaro y Guillermo Pereyra, se fundamentó en la falta de comunicación que tienen con Jaque para tratar ciertos temas en el Congreso de la Nación.

[Pereyra - Fadel - Alvaro - NOTA]

"No nos convoca ni nos informa, por eso es limitado lo que podemos hacer ya que desconocemos detalles. En Mendoza no hay articulación entre el Ejecutivo y los legisladores nacionales lo que demuestra debilidad y espero que se corrija pronto" dijo el diputado nacional Jorge Alvaro sobre el tratamiento del presupuesto 2010.

Pero las críticas no sólo llegaron al gobernador sino también al vice, Cristian Racconto, a quien le reprocharon que saliera por los medios a decir que no estaba de acuerdo con la forma en que votaron por la promoción industrial.

Guillermo Pereyra, nombró al presidente de la Cámara alta: "cínico e hipócrita" y lo calificó como un "opositor" por sus palabras.

Por su parte, Susana Genem, si bien no participó de esta conferencia hace meses que está distanciada del gobernador.

Disparen contra Cazabán

El secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán es un ferviente cosechador de enemigos, algo que hace sin esforzarse demasiado.

Al funcionario, mano derecha de Jaque, y al que el gobernador insiste con sostener en el gabinete, pese al odio que genera, no lo quiere prácticamente nadie dentro del PJ. Tiene afrentas para elegir: no goza de la simpatía de ministros y ex ministros, intendentes y legisladores.

Lo señalan como una persona de "métodos complicados, poco claros". Sus enemigos además dicen que "es un traidor" y que "no tiene códigos". Además de que maneja a control remoto a Jaque. Estas son, una por una, sus disputas:

Adaro: "Con el Chiqui somos amigos" pero…

El ministro de Gobierno, Mario Adaro, llegó para ocupar el cargo que dejó vacante, Juan Marchena quien no pudo congeniar políticamente con el secretario de Gobierno, Alejandro Cazabán.

El funcionario oriundo de Palmira desembarcó en el Ministerio para abrir el consenso político, pero ha tenido también sus problemas con Cazabán por la concentración de poder que éste tiene en el Ejecutivo provincial.

[Cazaban - Adaro - NOTA]

Tras la derrota de los comicios, el ministro participó de una reunión junto a su par de Infraestructura, Francisco Pérez, donde se habría planteado: "O Cazabán o nosotros".

Sin embargo, el propio Adaro desmintió que el encuentro haya tenido esa finalidad aunque reconoció que: "Con Cazabán tenemos perfiles distintos y eso se re-contra nota, pero a pesar de ser distintos no hay enfrentamiento. Con el Chiqui somos amigos".

Éste episodio "congeló" la imagen del ministro a tal punto que se ha rumoreado su pronta salida del Ejecutivo.

El odio entre Cassia y el secretario General

Es abierto el odio que hay entre el diputado del PJ disidente Daniel Cassia y Cazabán.

La pelea empezó hace unos cuantos años atrás en una discusión donde se dijeron de todo.

En 2005, Cassia era senador y Cazabán no tenía ningún cargo público pero como dentro del partido se seguía discutiendo la reforma policial –que incluyó la purga de policías de la fuerza– se enfrentaron y cortaron el diálogo por tener opiniones diferentes respecto al tema.

[Cazaban - Cassia - PORTADA]

Dos años después, cuando Jaque estaba en plena cruzada para ser gobernador de Mendoza y Cazabán era el jefe de la campaña volvieron a estar en contacto. Pero el buen clima sólo duró 6 meses.

Cuando el secretario General de la Gobernación eligió llevar al ministerio de Seguridad un equipo del Partido Demócrata, encabezado por Juan Carlos Aguinaga, la relación se trizó para siempre y nunca más se dirigieron la palabra.

El encono de los intendentes contra el "Chiqui"

Los jefes comunales del PJ tampoco están muy felices que digamos con el poder centralizado que tiene Cazabán dentro del gobierno de Jaque.

Apenas, el PJ quedó azotado por las elecciones el 28 de junio, los intendentes pidieron –por lo bajo, claro está- la cabeza del secretario General de la Gobernación.

[Cazaban - Bermejo - Miranda - PORTADA]

Después del estrepitoso fracaso de los peronistas en los comicios, los caciques –heridos por haber perdido en departamentos donde el justicialismo es muy fuerte– le pidieron a Jaque la salida de Cazabán porque entendieron que su influencia negativa de él fue un condimento más que importante para arrastrarlos a la derrota.

Igual, Jaque miró para otro lado y sigue "bancando" al que todos consideran el monje negro del gobierno.

Marchena marcó diferencias con Cazabán y dio un portazo

El ex ministro de Gobierno, Juan Marchena llegó al Ejecutivo como uno de los hombres con más experiencia política sobre sus espaldas. El lugar que ocupó por casi un año era un puesto clave para consensuar con sus pares y con el arco opositor.

Sin embargo, la oposición la tuvo en su propio gobierno ya que el funcionario encontró su talón de Aquiles en la figura de Cazabán con quien no pudo congeniar políticamente.

[Marchena]

Alejado y marginado del Ejecutivo presentó su renuncia el 3 de octubre de 2008 a través de una carta que le presentó al gobernador en persona. En la misma decía: "No puedo continuar desempeñándome en esta tarea porque existen diferencias metodológicas y políticas que obstaculizan el desarrollo de nuestra gestión".

Si bien, en ese momento no blanqueó que su renuncia fuera por Cazabán, desde su círculo íntimo confiaron que la situación era insostenible porque la mala relación con el secretario obstaculizaba su llegada al gobernador.

La salida del Ejecutivo del presidente del PJ remarcó una tendencia que con el tiempo se agravó, ya que demostró el poder del secretario de la Gobernación quien es uno de los hombres más cercanos e influyentes sobre Jaque quien a pesar de ser el funcionario más resistido hoy es una figura imprescindible para el mandatario provincial.

Sin "feeling" entre los diputados provinciales y el "conductor" del gobierno

Desde el inicio de la gestión no hubo "feeling" y mucho menos comunicación entre el secretario de la Gobernación y el bloque de diputados del PJ provinciales.

La mala relación entre ambas partes ha sido quizás la que menos se ha podido disimular en el gobierno y ha tenido sus picos de tensión en el intento fallido de algunos diputados de presentar su renuncia a cargos claves.

[Cazabán-PORTADA1]

Uno de los primeros encontronazos que se dieron en esta tormentosa relación se dio a principios del año pasado, cuando ante la elección de los reemplazantes de Carlos Ciurca que dejó su banca para asumir en el ministerio de Seguridad y la salida de Daniel Cassia de la Bicameral de Seguridad, el funcionario habría intentado presionar a los legisladores para cambiar su decisión.

Sin embargo un tiempo después las cosas volvieron a ponerse difíciles cuando el presidente del bloque de diputados del PJ, Carlos Bianchinelli, amagó con presentar su renuncia, molesto porque el secretario de la Gobernación los dejaba fuera de temas claves que luego los legisladores justicialistas debían destrabar en la Casa de las Leyes.

A pesar de los reclamos que hicieron los diputados al propio gobernador en un encuentro que se realizó a fines de julio, sólo consiguieron que el mandatario les reprochara la repercusión mediática de la pelea y les hiciera notar que Cazabán era un funcionario clave que no se iría del Ejecutivo.

[El resumen de la semana que pasó-Bianchinelli]

Con el nuevo año, las cosas no cambiaron y en vez de mejorar se profundizaron las diferencias tras la derrota electoral.

Los diputados después del 28 de junio dijeron que se sentían "ignorados" por el gobierno que no los llamaba a debatir sobre la pérdida electoral. Por lo que ante los reclamos, y en un claro gesto de amistad, el gobernador mandó a la Legislatura al secretario de la Gobernación para que intentara recomponer una situación que pareciera no tener retorno posible. Una reunión a la que no invitaron a Racconto y éste se enojó.

Saracco-Landete: pujas por el poder del ministerio de Salud

La pelea entre el ministro de Salud, Sergio Saracco y su segundo, Ricardo Landete explotó con el caso del "tomate triturado" por el cual el subsecretario de Planificación y cuñado del gobernador tuvo que dar explicaciones de porque la empresa de su familia utilizó registros de otra firma para operar.

Sin embargo la interna en el ministerio se vive desde el inicio de la gestión, cuando el hermano de la esposa de Jaque no pudo asumir al frente del área por la relación familiar que lo unía con el gobernador.

[Landete - Saracco - PORTADA]

A pesar de que no logró ser ministro, Landete tiene a cargo el 70% del ministerio, lo que le permite moverse con total independencia dentro del mismo.

La mala relación entre ambos funcionarios fue confirmada por MDZ cuando el director de Nutrición e Higiene de los Alimentos, Carlos Delamarre, a través de una carta dirigida a la Comisión de Derechos y Garantías, manifestaba que "se libra una contienda en Salud entre el ministro y el secretario".

Luego, Saracco ratificaba ante la misma Comisión de Diputados que Landete no lo obedecía, lo que profundizó la distancia entre ambos funcionarios.

Claro quedaba entonces que quienes debían dirigir uno de los ministerios más sensibles del Ejecutivo no se comunicaban, sino sólo por cartas.

Si bien se pensó que con el escándalo que produjo la noticia del "tomate triturado", el gobernador tomaría cartas en el asunto para resolver el conflicto, sólo solicitó una auditoria del área de la que aún nada se sabe.

Saracco y Cerroni a los tironeos por plata

En los ministerios de Hacienda, en donde están Adrián Cerroni y el de Salud, que comanda Sergio Saracco tampoco corren buenos aires.

El médico despotricó contra el funcionario que maneja la billetera porque éste no le liberaba el dinero para poder hacer frente al pago de proveedores.

[Cerroni - Saracco - PORTADA]

Primero, Saracco tuvo que esperar que en la Legislatura le avalaran un traspaso de 13 millones de pesos de parte del ministerio de Seguridad para saldar deudas con abastecedores de insumos de hospitales. Cuando el ministro tuvo el visto bueno de la Casa de las Leyes y sobre sus espaldas se caldeaban los ánimos de los acreedores, salió a acusar a Cerroni de no soltar la plata. Y los ánimos se tensaron.

Miranda, enojado, pidió la salida del ministro Cerroni

El intendente de Las Heras, Rubén Miranda se trenzó fuerte el año pasado con Cerroni, al que le pidió la renuncia por no darle ayuda financiera a su departamento. La pelea no pasó a mayores. Ahora la relación no está tan mal, pero tampoco de maravillas.

Sin control

"La gestión del gobernador es tan crítica que cada uno trata de salvarse como pueda. No importa si hay que hundir al otro".

[Jaque Alado - PORTADA]

Esa es la lectura que hacen no sólo desde la oposición sino también desde el oficialismo y un claro ejemplo de ello quedó demostrado cuando el Ejecutivo se vio envuelto en el escándalo del Cadillacsgate y cada funcionario involucrado sólo trató de demostrar su inocencia aunque perjudicara a otro.

Así está hoy el universo de Jaque: con broncas, rencillas, sin un líder político a la vista que calme los ánimos y pueda estar "Levantando vuelo".

Comentá la nota