Lucha entre capitalistas: el riachuelo siempre trae olor a podrido

Por Lisandro Martinez, candidato a 1º concejal por el Partido Obrero en Lanús
El fallo de la Corte Suprema de Justicia, Causa "Mendoza, Beatriz y otros c. Estado Nacional y otros s/daños y perjuicios (daños derivados de la contaminación ambiental de la Cuenca Matanza-Riachuelo", es una megacausa judicial donde fueron demandados el Estado Nacional, la PBA, la Ciudad Autónoma de Bs. As., 44 empresas, 14 municipios y el CEAMSE. Esto ha provocado una crisis de intereses y crisis política entre otros lugares en Lanús, donde incluso la lucha por la rapiña se ha cobrado la vida de un chico de 16 años integrante de los sin techos, utilizados como masa de maniobra por las grandes curtiembres para posicionarse en esta crisis.

El monto reclamado a los demandados es de U$s 3.500.000.000, cifra inédita en el país aunque insuficiente para reparar los daños al ambiente y a las personas, más cuando 2 millones de afectados en su salud no son tenidos en cuenta por la Corte. ¿Cuál es la razón de semejante disparate si este sector de población tiene los índices más elevados de pobreza y vulnerabilidad?

El fallo da infinitas posibilidades de maniobra a los responsables de la catástrofe, no obstante como los capitalistas intentan todo el tiempo destruirse entre sí, las 44 empresas culpabilizadas ya prendieron el ventilador señalando ¿por qué 44 y no las 3.500 que contaminan el riachuelo?

Es lógico que el fallo haya causado preocupación entre la patronal, ya que una simple regulación ambiental puede sacar de la cancha a más de uno y ni que decir de un control obrero del medio ambiente, que clausuraría para siempre el ciclo de devastación de recursos naturales sin límites que ha producido el capital desde la época de los saladeros.

El 5/9/2006 la Piccoloti dio ante la Corte un Informe de Avance, donde se constató que un alto porcentaje de la podredumbre que afecta al Riachuelo proviene de líquidos cloacales. Mientras que el rol preponderante dentro de las industrias envenenadoras es el de las curtiembres.

Los entredichos entre la justicia y el gobierno K no pueden ocultar que todas las industrias colaboraron para acabar con el ecosistema de la cuenca Riachuelo Matanza que involucra a millones de seres vivos, entre ellos humanos y que la responsabilidad política de la clase social que gobierna es absoluta.

El 21/2/07 en el pago chico, se ocuparon parte de los terrenos de Acuba por personas necesitadas de viviendas y fogoneadas por los que luego formarían el FpV en Lanús. El propio Sindicato de Curtidores se opuso y cortó puente Alsina señalando "que en el predio ocupado se estaba construyendo la planta de tratamiento de efluentes y 60 curtiembres de ACUBA y que se invirtieron U$s 7 millones en obras, que tuvieron que ser paralizadas cuando fue tomado por 300 familias. Por esto peligran 5 mil puestos de trabajo". "Esta es una planta modelo que podría abastecer entre 60 y 80 curtiembres del Parque Industrial de Lanús, sobre la vera del Riachuelo, y así poder cumplir con las normas ambientales vigentes" dijo W. Correa. www.soccapitalygba.org.ar

Para aquellos que no lo saben el Parque Industrial Acuba fue inaugurado en ese mismo momento, como parte de la Campaña electoral de Manolo, acompañado por la ministra de Producción de la Provincia, Débora Giorgi. Infobae y el Grupo DERF Agencia de Noticias dicen "El gobierno bonaerense y la Municipalidad de Lanús inaugurarán el 28/02 un parque industrial para curtiembres, que contará con la planta depuradora de afluentes más grande de América Latina, a partir de una inversión cercana a los dos millones de dólares". (27/02/2006). El entonces director de Comercio Exterior y Desarrollo Productivo de Lanús, Walter Pérez dijo a Télam "En el lugar se espera que se instalen cerca de un centenar de industrias del rubro, que podrán utilizar en forma conjunta una planta depuradora única en su especie"

La publicación digital Conurbanos dice "En aquella oportunidad, los dueños de las curtiembres utilizaron como fuerza de choque a integrantes del Sindicato de Curtidores, que se la pasaron hostigando a las familias asentadas en el predio" y además asegura que "Roberto Tortosa (Presidente de ACUBA) y Marcelo "el Mono" Rodríguez (referente del asentamiento) se conocen desde hace muchos años. (conurbanos.blogspot.com) También está la patota del curtiembrero Gaita que el 17/1/08 a las 13 hs golpeó a los trabajadores que reclamaban, dicen los obreros que uno de los matones de seguridad tenía el mismo aspecto de Rodríguez.

Las camarillas capitalistas para posicionarse en los negocios no se privan de nada. El transporte que utilizaron los manifestantes de Acuba el 8 mayo hasta el municipio de Lanús llevaba como inscripción el slogan macrista "Jugá Limpio" como pudo verse durante el programa de Soledad Silveyra.

Los trabajadores, o nos independizamos de las patronales o fatalmente somos masa de maniobras para enjuagues y porquerías. Frente a denuncias de todo tipo contra Rodríguez, no he leído ni escuchado en todo Lanús que se señale a los autores intelectuales de toda esta movida, donde cartoneros y desahuciados son victimizados por el régimen patronal que gobierna y al que acompañan los medios.

¿Acaso no es correcto reclamar a 30 días de la Conferencia de Prensa donde Díaz Perez denunció "el golpe a la democracia", quiénes fueron los golpistas? ¿Qué intereses se juegan a espaldas del pueblo?

Tardíamente los kirchneristas han salido a pasarle la factura a Tortosa (presidente de Acuba) de haberse quedado con el subsidio de 26 millones de pesos/dólares, entregados en tiempos de Maria Julia (La Defensa 10/6/09). Sabedores del subsidio encubrieron su existencia desde el 2003 por lo menos y no actuaron de la misma forma cuando Daniel Argento presentándose como presidente de ACUBA tituló en La Defensa del 12/9/07 "Acuba jamás recibió subsidios estatales" respondiéndome una nota titulada "El Frente para la Victoria y Quindimil subsidian a contaminadores de Lanús". La verdad siempre se abre paso, incluso por boca de los mentirosos.

En Lanús se refracta el mismo olor a la vera del riachuelo o en el otro extremo de la localidad, es el clásico olor a podrido de los negocios capitalistas, amasados con barro y sangre de los explotados. Se hace más que necesario que la crisis la paguen los capitalistas.

Comentá la nota