Lousteau, el nombre que astilla la interna entre el PRO y la UCR

Lousteau, el nombre que astilla la interna entre el PRO y la UCR

No definió si competirá, pero le llueven ofertas. Un sector del Gobierno lo ve en el Senado, pero fuera de la Ciudad. El radicalismo lo posiciona para presionar a la Casa Rosada. 

Cuando le consultan sobre una eventual candidatura o especulan con la posibilidad de que integre una boleta este año, el diputado Martín Lousteau esquiva con elegancia el compromiso y hace uso del manual del “candidato escondido”: omite una definición clara y se limita a marcar que no ha tomado la decisión. Curiosamente, el programa en donde debió responder ante ese interrogante fue "Debo decir", que conduce el periodista Luis Novaresio. El economista no le falló a su estrategia y calificó de "irrelevante” su decisión, segundos después de haber remarcado: "No tengo decidido si voy a ser candidato o no". 

Por más esfuerzo que ponga en despejar esa posibilidad, el nombre de Lousteau circula en los poroteos electorales desde hace tiempo y, ahora más que nunca, está enfrascado en la cada vez más inocultable interna entre la Unión Cívica Radical (UCR) y el PRO de Mauricio Macri. El Presidente jamás lo perdió de vista y ha intercambiado diálogos políticos, mezclados con consultas económicas, como detalló Letra P meses atrás.

En el Gobierno alientan su desembarco en el Senado, pero el economista no quiere y confiesa en privado que es una idea que nació del comando electoral del tándem Horacio Rodríguez Larreta - Diego Santilli, jefe y vicejefe de Gobierno de la Ciudad. Tampoco el radicalismo, ni el nacional ni el porteño que lideran Guillermo de Maya y Emiliano Yacobitti, que hace seis años prestan la estructura al servicio de las correrías capitalinas de Lousteau. Una apuesta que, con los años, ha dado sus frutos en la Ciudad.

El economista y el jefe de Gobierno firmaron la "pax porteña" a fines de 2018, cuando las heridas cicatrizaron y Rodríguez Larreta había decidido internamente la unificación electoral con Macri, que luego hizo pública tras el anuncio de María Eugenia Vidal en el mismo sentido. Esa definición, implícitamente, trae una complicación para las aspiraciones porteñas de Lousteau: debería buscar un candidato a presidente para no presentarse con boleta corta. Por ahora, Macri no le garantiza compartir ticket electoral y nada indica que lo haría luego de acordar la unión de las reelecciones con Larreta, que lo tomaría como una afrenta. El economista podría encontrar un candidato radical, pero el PRO obtura esa posibilidad todos los días.

El sueño radical de reeditar la PASO nacional de 2015 dentro de Cambiemos se diluye cada vez que esa idea quiere ingresar a la Casa Rosada, donde aclaran que “todos juntos” trabajarán por la reelección de Macri. Elisa Carrió lo entendió hace meses y aclaró que la Coalición Cívica estará al servicio de la campaña del Presidente, aunque también pondrá atención a el cierre de candidaturas en provincias que interesan particularmente a la diputada, como Santa Fe, Río Negro, Catamarca y Córdoba.

El nombre de Lousteau y su futuro político es otro capítulo de la interna entre macristas y radicales. Las hay de todos los colores, latitudes e intereses. El caso Córdoba, con las imputaciones del radicalismo hacia Macri por su relación con el peronista Juan Schiaretti y una interna de Cambiemos sin control, es una muestra, pero los dardos de la cúpula radical contra la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, también se sirven en la misma mesa. “Dinamitar a una posible candidata a vice no hará más que molestar a Mauricio”, arguyen en la Casa Rosada. Un escenario que se pronosticaba hace meses y que, conforme avance el año electoral, se replicará en las provincias.

Ante ese marco, la UCR no afloja su pretensión y muestra a Lousteau como ariete para presionar a la Casa Rosada con la posibilidad de una interna presidencial de Cambiemos. Una propuesta que cuenta con múltiples adherentes, pero dos que, a su manera, lo hacen público: el gobernador de Mendoza y presidente del Comité Nacional del radicalismo, Alfredo Cornejo, y Ricardo Alfonsín, desde otro sector del partido. En silencio hace lo propio Enrique "Coti" Nosiglia, que también sigue de cerca, junto a antiguos compañeros de La Coordinadora, los menesteres radicales en provincias como Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

El comando electoral oficialista, nuevamente bajo el liderazgo de Marcos Peña, no termina de dimensionar si esa actitud de los boina blanca molesta más a Macri o al propio economista que, sin embargo, no reniega la posibilidad y deja correr las versiones que lo sindican como candidato presidencial por la UCR. Todo bajo la premisa, que sostiene Lousteau hace tiempo, de "ampliar Cambiemos". Es la carnada que la cúpula radical echa a rodar para convencer al economista o, al menos, condicionar al PRO para encontrar un acuerdo por la vicepresidencia, que en Balcarce 50 ven y califican como "improbable". 

Coment� la nota