SAN LORENZOMis Díaz felices

Como con Ramón DT, la práctica del Ciclón se llenó de gente, prensa y muy buena onda. Ah, y los hinchas volaron las entradas. Je.
El comentario brotó tan instantáneo como atinado: "¿Qué pasó? ¿Volvió Ramón?", se escuchó, trillada, la frase en la mañana de ayer. En una mañana en la que un centenar de personas, entre hinchas y periodistas, se hizo presente en la Ciudad Deportiva del Bajo Flores. En la mañana en la que volvió ese revuelo común y corriente en épocas de Ramón Díaz DT de San Lorenzo. Tampoco es que empalagó el glamour, no, nada de promesas de 4X4 por campeonar o la TV inglesa filmando un documental, como sí ocurrió bajo la tutela del Pelado. Sí, en cambio, alguna niña a punto de celebrar sus 15 abriles filmando saluditos de sus ídolos, haciendo firmar su casaca azulgrana. Sí grupetes de fans, mayoritariamente teens, ya liberados de compromisos escolares y con un sueño curado. Sí, también, asado de fin de año para la prensa, y esta vez más concurrido que otras veces, entonces... La cosa es que hubo, en definitiva, más clima, o al menos otro del que se suele vivir en cada práctica del Ciclón desde hace casi seis meses. "Diez días atrás no había tanta gente", acusó recibo Miguel Angel Russo. Agregó: "es lógico, teniendo en cuenta el momento de definición que atraviesa el torneo argentino". Buena onda, el técnico no discriminó a los no habitués de las prácticas y se sacó fotos, regaló firmas, dio una conferencia de prensa de casi 15 minutos y hasta se arrimó a la parrillada anual.

Y habló, además, el técnico de uno de los punteros del torneo. Dijo que lo gratificaba "haber cumplido uno de los objetivos planteados" apenas desembarcó en Boedo, "el de clasificar a la Copa, que el año que viene tendrá su 50 edición, y será lindo decir presente, es algo importante". Y hasta chicaneó con que "ya nadie me pregunta por la Libertadores, como sí lo hacía todo el mundo apenas llegué". Igual, no esquivó el bulto del título local, porque "confío mucho en mi equipo, en mis jugadores, pese a que éste es un torneo muy competitivo, apasionante, que jerarquiza al fútbol argentino". Gane quien gane el domingo o tras algún tipo de desempate, para Miguelito no habrá "discusión sobre el campeón". Los hinchas de San Lorenzo, por lo pronto, ya demostraron que la fe en el team está renovada: ayer, antes del mediodía, ya se habían agotado, a través del nuevo sistema de venta del club, www.ticketportal.com.ar, las 4.500 generales y las 1.500 plateas brindadas por Argentinos. El furor, entonces, no sólo se hizo carne in situ, sino también a través del apoyo cibernético, miles de almas prendidas en un ritual azulgrana.

"Hemos recuperado el nivel, aunque nunca estuvimos mal, siempre hemos creído en nosotros, pese a no creernos los mejores", dijo mechado el DT, quien vistió, como en la conferencia previa a Independiente (4-1), saco y corbata: ¿nueva cábala? Por lo pronto, Russo considera que para dar la vuelta "es clave ganarle a Argentinos: ganando tenemos muchas chances", aseguró, confiado, el coach, reacio a responder sobre incentivaciones y otras yerbas: "Hablemos de fútbol", pidió, y hasta dejó un "nunca dejamos de ser candidatos".

Comentá la nota