Lorenzo Pepe cautivó al peronismo caletense con relatos de “el general”

Uno de los justicialistas de la “primera hora”, que ha sido adoctrinado personalmente en sus encuentros con Juan Domingo Perón, ex diputado nacional, dio el viernes pasado una conferencia en el marco del ciclo organizado por la Mesa “Militancia Unida”.
“¿Cómo le va, Lorenzo?”, lo saludó Juan Domingo Perón en Puerta de Hierro a ese alto y delgado joven que lo había ido a visitar a su residencia en España. “Así me llamó: Lorenzo, lo cual significaba cercanía y yo no lo podía creer. Estaba ante el líder más importante de Latinoamérica”, relató Pepe ante una fascinada audiencia en la Cámara de Comercio local.

En las primeras filas, las butacas estaban ocupadas por la “plana mayor” del peronismo caletense, los senadores nacionales Nicolás Fernández y Judith Forstmann; el presidente del Consejo local y legislador provincial, Rubén Contreras; el intendente Fernando Cotillo y el diputado por Municipio, Eugenio Quiroga.

También, entre el público, había dos ex intendentes como Emilio Papoussek y Miguel Benítez, la diputada Ana María Urricelqui y una importante presencia de jóvenes.

Lorenzo Pepe, con sus activos 77 años, mostró en un audiovisual crudas imágenes de cadáveres destrozados cuando militares bombardearon Plaza de Mayo en 1955. Llegó a emocionarse cuando vio los cuerpos ensangrentados de niños en un trolebús. Y eso que la imagen la vio centenares de veces en conferencias que realizó por todo el país.

Humorista, polémico, y aún apasionado por lo que él considera el “ser” del justicialismo, Pepe disertó sobre “La gloria y la tragedia”.

“CUESTIONES DOMESTICAS”

“No me pida eso”, se atajó cuando el cronista de este diario le consultó si tenía más afinidad con algún dirigente nacional contemporáneo.

“¿Kirchner, Duhalde, De La Sota, De Narváez?”, se le consultó. “No, no me haga hablar de eso, porque yo quiero sobrevolar, tengo un Instituto donde está toda la historia. Si tomo partido por alguno de los que usted nombró disminuyo la capacidad de ser comprendido por la gente. Porque, además, yo soy un tipo mayor, que está en el último cuarto de su vida, que brinda sus experiencias personales y no tomo partido en cuestiones domésticas”, dijo.

Pepe vino a hacer, según sus propias palabras, “historia oral”, como secretario general del Instituto Nacional Juan Domingo Perón.

Incluso, tampoco quiso definirse sobre cuál gobierno nacional de tinte justicialista fue el que más le hubiera gustado a Perón, en este período democrático. “No se puede hacer semejanzas porque las circunstancias históricas son absolutamente diferentes. Perón tuvo que hacer de la nada un gran movimiento. Y luego lo pagamos con la sangre. No es comparable con ninguno de los presidentes peronistas”, expresó.

DERECHA E IZQUIERDA

Agregó que en la década del ’70, Perón decía que “no había que buscar afuera, ya que en el peronismo tenemos todo: hombres y mujeres de la izquierda y también de la derecha. Algunas veces estamos en un lado y otras estamos en el otro. Tenemos una montura doctrinaria para cabalgar la coyuntura de la historia, por eso el gran pragmatismo”.

Sobre el título de la conferencia desarrolló que “la ‘gloria’ es cuando el 17 de octubre irrumpe Perón, aglutinando a distintas fuerzas políticas en un movimiento”. Y defendió ese concepto, el del “movimientismo”, porque “el partido fue sólo una herramienta para acceder al poder”. En cuanto a la tragedia, además de lo sucedido en 1955, habló de otros hechos violentos contra peronistas, hasta “el genocidio que empezó en 1976”.

Comentá la nota