SAN LORENZO, BOCA Y TIGRE SON LOS QUE TIENEN MAS CHANCES, LANUS CORRE DESDE ATRAS ¡Campeón! Un grito que los desvela y acelera los corazones

Durante la semana creció la temperatura. Esta tarde todos hablarán a través de la pelota.
Se sabe: hay un 99% de probabilidades que el campeón esté entre los tres equipos que llegan cabeza a cabeza a este domingo infernal. Así, mientras el sorprendente Lanús también sueña desde dos puntos más atrás, Clarín recorrió durante toda esta semana los campamentos de San Lorenzo, Boca y Tigre para ver y para escuchar cómo se preparaba "el campeón" para esta última fecha. Aquí están, estas son, las palabras del campeón...

TIGRE: Un fervor hecho sueño.

Antidivos: Sin ningún "pesado" que imponga las leyes de convivencia, el martes apareció en el Monumental de Victoria un hincha llamado Leonardo Mirás. Le tiró desde la tribuna una remera a Islas para que se la firmara. Decía adelante "Yo estuve, 27-11-04, en tu cara y en tu cancha" (vuelta olímpica ante Platense) y, atrás, "Yo estuve, 25-06-07, no te olvidás más" (Promoción ante Chicago). El arquero no sólo la firmó: recorrió unos metros y se la pasó a Arruabarrena, Luna, Altobelli y compañía. El propio Vasco tomó la prenda y el fibrón y, con delicadeza, se la devolvió a la tribuna. ¿Pasaría en otros planteles?

Familia: Eso, una gran familia, es lo que es este plantel de Diego Cagna. Ingresan todos por la calle Facello (ex Vélez Sarsfield) y los de la cuadra del 2.500 los saludan con la naturalidad que se saluda a los buenos vecinos. En el Hindú, los entrenamientos son cerrados, pero en el club entra quien quiere y, el que entra, quiere. Quiere ver, aplaudir, alentar. Cacho, un pelado con jogging y musculosa, da vueltas en una motito roja tocando bocina y cantando. Eso sí, empieza la práctica y para la moto... Desde el centro del campo, el plantel saluda al público como lo hará hoy ante Banfield. Fontanello, recuperándose de una lesión, trota alrededor de la cancha y uno le grita: "Flaco, no te adelantes, la vuelta es el domingo". Risas de todos.

BOCA: ese candidato.

Comida: Ese ritual argentino que une a tanta gente y a tantos planteles, en Boca parece que genera alguna que otra discordia. Que Riquelme come pizza sólo con sus compañeros más afines, que tal no le convida mate al otro, que hay celos porque los colaboradores del plantel les dan el agua caliente más rápido a Fulano que a Mengano... Este clima, con bastante olor a mala onda, se repitió esta semana en Casa Amarilla, no así en el Nuevo Gasómetro ni en Victoria.

Sueños: En la práctica del jueves, Ischia probó con Mouche en lugar del entonces lesionado Vargas y los titulares perdieron 2 a 1 ante los suplentes. Hubo gol de Riquelme y ningún lamento: el sueño de campeonato siguió intacto. "Si no cometemos errores, vamos a ser campeones", aseguró el 10, desbordante de confianza. Por la tarde, él y algunos de sus compinches (Ibarra, Figueroa y Viatri) concurrieron al cierre de la cuarta edición de "Los sueños nos unen", programa fomentado por el departamento de Acción Social de Boca y por la Fundación SOS Infantil. Ese día, 13 chicos y chicas de La Boca cumplieron sus sueños. Boca, hoy ante Colón y con el oído en otras canchas, va por el suyo...

SAN LORENZO: siempre protagonista.

Viven: Es el título de una película de sobrevivientes en la Cordillera de los Andes, pero también es un verbo que grafica muy bien la actualidad de San Lorenzo, que supo tener su fútbol por las nubes y se hundió hasta ese Subte que no pasa por el Bajo Flores. Ahora, con los 4-1 ante Huracán e Independiente, la frase más escuchada fue "volvimos a vivir". Lo dijo el presidente Rafael Savino en la entrega de premios de Fox Sports y lo repitieron varios jugadores. Bianchi Arce el martes señaló que "ya nos hicimos mucha malasangre; es tiempo de disfrutar".

Copa: Como en Boca y en Tigre, gente no fue lo que faltó en los entrenamientos, sobre todo el del jueves. Hubo chicos de un colegio carenciado y muchos socios alentando. Algunos, hasta se llevaron regalitos de los jugadores. Afuera, cuando salían en los autos, todos firmaron camisetas y fotos. Eso sí, nadie se animó a estamparle un autógrafo a un chiquito que, pasando uno de los portones que da a Perito Moreno, tenía una copa dorada que se fue sin firmas.

Descanso: Hombre de perfil bajo, el técnico Miguel Angel Russo les pidió a los jugadores que se mantuvieran en esa línea, sin declaraciones resonantes. Les sugirió que regularan sus apariciones mediáticas y es por eso que los jugadores se organizaron para ir hablando en distintos días de esta crucial semana. Caballero y educado, le mandó un mensajito a un habitué de los entrenamientos para que "liberara" a un jugador que estaba haciendo una nota a la medianoche con un jugador. Para tranquilidad de Russo, el movil había sido grabado más temprano y, a esa hora, el futbolista ya estaba descansando tranquilo.

Comentá la nota