Lorenzetti seguiría al frente de la Corte por otro período

Lorenzetti seguiría al frente de la Corte por otro período
Su actual mandato vence en diciembre y tendría ya el consenso del resto del Tribunal.
En un año en el que se pronostican, con gestos de catástrofe, cambios profundos y casi apocalípticos, en la Corte Suprema parecen haberse inclinado por la estabilidad. Para empezar, y a casi nueve meses del vencimiento del mandato de su actual titular, Ricardo Lorenzetti, sus pares ya le habrían expresado su acuerdo para que siga al frente del tribunal por otros tres años.

"Lo que anda bien no hay que tocarlo", murmuró ayer una fuente de la Corte que también reveló que el consenso de los jueces alcanza a la vicepresidente, Elena Highton.

Aún anticipado, el dato no es menor, Cuando asumió como titular de la Corte el último día de 2006, y con el apoyo de sólo cuatro de los siete jueces, Lorenzetti hizo saber su decisión de no ser reelecto. Todavía estaba fresco el recuerdo, un tanto penoso, del presidente de la Corte menemista, Julio Nazareno, que votó por él mismo para ser reelecto al frente del Tribunal.

Dos años y dos meses de gestión parecen haberle bastado a Lorenzetti para cambiarle la cara a la Corte, para aumentar el consenso entre sus pares y haber movido un poco los cimientos del Poder Judicial, tan renuente a los cambios.

La gestión Lorenzetti-Highton impulsó la modernización de los oxidados resortes judiciales, la transparencia en el Cuerpo Médico Forense y en el Cuerpo de Auditores, impuso la apertura del Año Judicial y las audiencias abiertas al público en casos que afecten intereses colectivos. En lo que fue la plataforma de lanzamiento de Lorenzetti a la presidencia de la Corte, también se establecieron las reuniones periódicas entre los jueces de todos los fueros y de todo el país. Algunos de los fallos del Tribunal fueron en estos dos años de trascendencia social innegable, como el que trata de poner orden en la caótica limpieza del Riachuelo, el que puso fin a los reclamos por la pesificación, el que ajustó el salario de los jubilados o el que estableció nuevas reglas legales para la actividad sindical.

Ayer, luego del acuerdo en el que la Corte negó la vida política a un partido neo nazi (Ver: "Niegan la personería...") y rechazó el pedido de excarcelación de varios represores, entre ellos el del ex ministro del Interior de la dictadura, Albano Harguindeguy, por el secuestro de los empresarios Federico y Miguel Gutheim, Lorenzetti mantuvo una reunión con los jueces Juan Carlos Maqueda y Raúl Zaffaroni. No se descarta que hayan analizado un fallo inminente, el de la despenalización de la droga y los pasos a seguir por la Corte si es que se impugna en la Justicia la decisión presidencial de adelantar las elecciones.

Cuando bajo la presidencia de Néstor Kirchner Lorenzetti llegó a la Corte, el 22 de diciembre de 2004 el Tribunal estaba en plena recomposición. Ya habían sido designados Highton, Zaffaroni y Carmen Argibay y de la famosa "mayoría automática" menemista sólo quedaba en la Corte el juez Antonio Boggiano, quien renunciaría pocos meses después. Con el anterior alejamiento de Augusto Belluscio, al cumplir 75 años, la Corte quedó con siete jueces.

Lorenzetti reemplazó como presidente de la Corte a Enrique Petracchi.

Comentá la nota